Por la solidaridad con los seres vivos

Carta en respuesta a la noticia aparecida el 25 de noviembre de 2004 en La Razón: "Esquerra Republicana propone una ley que prohiba la muerte de los toros" y al artículo "La pesca recreativa y las corridas de toros" de Luis María ANSON, reproducido en la sección Canela Fina de La Razón, el domingo 28 de noviembre de 2004.


Sr. Director,

En el artículo "La pesca recreativa y las corridas de toros" reproducido en Canela Fina, Luis María ANSON pretende justificar las corridas de toros y su continuidad en base a la crueldad sin duda implícita en la pesca recreativa. Sin embargo, la existencia de muchas otras costumbres violentas e igualmente bárbaras e injustificables como la pesca, recreativa o no, no es razón válida para defender un espectáculo sado-maso-"artístico" basado en la tortura psíquica y física de un animal como el toro que está dotado de un sistema nervioso tan complejo como el nuestro y que tiene, sobre todo, derecho a una vida digna sin sufrir el acoso de unos pseudo-depredadores oportunistas sin escrúpulos que comercian con su sufrimiento, su vida, sus despojos, su imagen y su martirio, convertido en símbolo representativo y odiado de españolidad; un agravio imperdonable para la inmensa mayoría de los españoles que nos sentimos avergonzados de que el referente de nuestra identidad sea un espectáculo esperpéntico y cruel. Debido a lo cual la inmensa mayoría de los españoles compartimos en mayor o menor medida el nuevo talante nacionalista reformista, liberal y humano, que tiene el valor de dar el primer paso en la dirección correcta, atreviéndose a decir que el dolor es común a todas las especies y que los toros no deben seguir siendo la gran excepción para sus verdugos en ninguna región del estado español.

Aunque, indudablemente, haya quienes hagan una lectura nacionalista de la prohibición de la muerte y el suplicio de los toros en los ruedos, de igual modo que se pueden polarizar las diferencias entre cristianos y musulmanes, no es de recibo en una sociedad culta y democrática pretender que el abrir la vía legal para la prohibición de las corridas de toros en Cataluña se presente como un atentado a la libertad y la tolerancia cuando la realidad es todo lo contrario. Es igualmente demagógico, bochornoso e irreal presentar este debate como un ataque a lo español, ya que como catalanes y españoles sensibles y civilizados lo único que debería preocuparnos es que un espectáculo degradante y cruel se mantenga como referente de cualquier grupo étnico, laico o religioso, debiendo ser rechazado igual que el acoso, la discriminación y la denegación de los derechos de la mujer.

Como vegetariano convencido y respetuoso con los derechos de los animales quiero también felicitarles por los argumentos expresados en su artículo sobre la crueldad de la pesca recreativa, ya que al igual que los horrores de los mataderos y los sistemas industriales de cría intensiva de animales, es importante sensibilizar a la opinión pública para tomar conciencia de las injusticias inherentes a la producción y el consumo de carne y empezar a cuestionar las demás barbaridades que, como las corridas de toros, tampoco tienen ninguna razón de ser en el siglo XXI, y de cuya solución no sólo se beneficiarían los animales sino la salud de toda la humanidad y el planeta.

Atentamente,

Francisco Martín,
Presidente de la Asociación Vegana Española (AVE)
-


Volver atrás