International Vegetarian Union (IVU)
IVU logo

HIPPO: AYUDAS CON PROPOSITO

 

 

UNA NECESIDAD URGENTE DE CAMBIOS
Hay una urgente necesidad de cambios en los métodos de agricultura en el mundo. Esto es por las rápidas tendencias en la dirección errónea que están actualmente ocurriendo. La así llamada “Revolución Verde” trajo un gran aumento en la producción agrícola a causa de la aplicación de tecnología (alimentación de plantas científicamente, químicos contra malas hierbas, insecticidas, fungicidas, etc...). Todo esto se ha conseguido con un tremendo coste de contaminación, deterioro del medio ambiente como la destrucción de los bosques, deterioro de la salud de las personas y el sufrimiento de animales causado por los métodos intensivos de producción ganadera. En el mundo occidental el coste financiero real producido ha sido disfrazado por los gobiernos haciendo pagar más impuestos a los contribuyentes, en lugar de a los productores de carne, las industrias de comida y los consumidores. Esto ocurre sobre todo con la carne. El contribuyente ayuda a pagar las consecuentes crisis animales (vacas locas, fiebre aftosa, tuberculosis, etc.), emergencias por intoxicaciones alimentarias, polución del medio ambiente y de las reservas de agua, problemas de salud en las personas causados o exacerbados por consumir productos animales (una carga para los sistemas sanitarios), y finalmente subsidios directos a la industria de la carne y los productos lácteos. Ya es hora de que los consumidores de carne y productos lácteos paguen en caja todo el coste de su producción.

EL HAMBRE EN EL MUNDO CONTINÚA
A pesar del afamado éxito de la llamada “Revolución Verde”, el hambre en el mundo continúa tan extendida o más que nunca. Para solucionar este hecho y el creciente aumento de la población mundial, los expertos proponen, y están ya involucrados en ella, una segunda “Revolución Verde” o “Doble Revolución Verde”, la cual usará incluso más que la otra todos los medios tecnológicos al alcance, como por ejemplo la ingeniería genética de cultivos y animales. En HIPPO creemos que la esperanza que manifiestan es falsa y que estos métodos nos llevarán probablemente al desastre. Hay buenas razones para dudar de aquellos que proponen esto. Son servidores de grandes negocios multinacionales cuyo primer interés son las ganancias financieras y no el bienestar de las masas pobres y hambrientas del mundo como a veces nos quieren hacer creer. La necesidad de alimentos y tierras y el deseo de una salud mejor pueden conciliarse solamente con la adopción extensa de una dieta vegetariana, preferiblemente vegana, de alimentos de producción biológica. Esto, por supuesto, tiene que ser una evolución gradual pero debe empezar YA!!!

PARAD DE JUGAR CON EL FUTURO DEL PLANETA
En HIPPO insistimos en que no es necesario jugarse el futuro del planeta por el incremento ya elevado de las presiones que ya de por sí el planeta sufre a causa del “progreso”. Lo que necesitamos es una concepción diferente del progreso que ponga antes de los intereses financieros, la salud del medio ambiente, la salud de las personas, el comercio justo, la generosa distribución de los medios y el respeto hacia los animales. En lugar de aplicar apresuradamente tecnología potencialmente peligrosa, deberíamos primero hacer uso de los recursos existentes y hacer los cambios necesarios para reducir las demandas que acumulamos sobre la tierra y todos sus organismos vivientes. Hay un gran número de buenas organizaciones trabajando en la conservación de la naturaleza, la protección ambiental y el comercio justo pero la principal inquietud de HIPPO es cambiar el modo en el que los alimentos y las fuentes de producción de alimento (la tierra, el agua y la energía) son utilizados. Es una necesidad fundamental que supera en importancia a otros asuntos. La razón por la cual nosotros consideramos esto de vital importancia se ve clara si se consideran dos hechos básicos:

  1. Cuando los alimentos son utilizados para alimentar ganado para producir carne, leche, etc., el 90% se malgasta.
  2. Más del 75% de la tierra para agricultura en Europa y los Estados Unidos se usa para producir alimentos para el ganado. Por ejemplo, la soja es el mayor cultivo agrícola con diferencia en los Estados Unidos y un 95% de él va para alimentar ganado. Desafortunadamente los países en desarrollo están moviéndose en la misma dirección rápidamente. China, por ejemplo, ha pasado en una década de ser una neta exportadora de cereales a ser una gran importadora, principalmente para alimentar al ganado porcino, y no sólo eso, los chinos ahora consumen más carne per cápita que los norteamericanos. áfrica produce y consume sólo una fracción de las legumbres que producía hace treinta años. En su lugar se ha puesto el creciente consumo de productos animales, dando como resultado el aumento de la tala de bosques, la erosión del suelo y las inundaciones. ¿Para qué criar especies amenazadas sin abordar el problema que las amenaza, la destrucción de sus hábitats naturales?

EL USO EFECTIVO DE LOS RECURSOS
La producción de ganado causa inevitablemente un gran desperdicio de los recursos. Si un número significativo de personas en el mundo se convirtieran en vegetarianas, o mejor aún, veganas, no habría necesidad de la “Doble Revolución Verde” mencionada anteriormente. Habría excedentes de alimento y podría haber una vuelta a unos métodos de producción más naturales, biológicos y extensivos. Se podría alimentar correctamente a todo el mundo. Los bosques podrían ser reforestados, para ser otra vez las fuentes de dióxido carbono. La producción de metano de las explotaciones ganaderas y su estiércol sería drásticamente cortada, moderando consecuentemente el llamado “efecto invernadero” y a la larga se detendría el deterioro del clima y sus consecuencias. Valiosas reservas de agua se conservarían y se mantendrían limpias. Los hábitats salvajes podrían ser protegidos y mejorados una vez cortada la presión para extender los campos de cultivo que sobre ellos es ejercida. En relación con el tamaño del problema y la escala de la revolución de los medios de producción y las prácticas alimenticias que se necesita, HIPPO es una organización muy pequeña pero incluso el camino más largo empieza con un pequeño paso y estamos seguros de que creceremos en tamaño. Si tú todavía no eres vegetariano, nosotros te pedimos que te hagas, que lo pienses, y si ya eres uno te llamamos a colaborar con nosotros lo máximo posible con tu apoyo personal a HIPPO y/o a otras organizaciones del movimiento vegetariano internacional, el cual afortunadamente se está haciendo más fuerte día a día.

HIPPO está involucrada en proyectos mayoritariamente en África (Etiopía, Kenia, Malawi, Nigeria y Uganda), pero también envía ayudas de comida vegana a Rusia, Bosnia y Croacia. Si deseas información sobre pasadas y presentes actividades contacta con nosotros. Las donaciones deben ser en forma de cheques pagables a HIPPO, o te ofreceremos detalles para el pago directo bancario si lo solicitas. Nuestra dirección para todo tipo de cuestiones y donaciones es: HIPPO, The Old Vicarage, Llangynog, Carmarthen SA33 5BS, U.K. y nuestra dirección de e-mail es: HIPPOCHARITY@aol.com.

Traducido por Llanos Núñez