Unión Vegetariana Internacional (IVU)
IVU logo
35º Congreso Mundial Vegetariano
'Alimento para todos nuestros futuros'

Universidad Heriot Watt, Edimburgo, Escocia
8-14 de Julio de 2002
Auspiciado por

The Vegetarian Society
of the United Kingdom

 

Diabetes

por Sandra Hood, BSc (Hons), SRD

Mi conferencia de esta mañana va a tratar de la diabetes y la dieta vegana. Desgraciadamente, hay pocos estudios que se hayan centrado en la dieta vegana y la diabetes aunque unos pocos han apuntado a que una dieta vegana puede aliviar los síntomas y, quizás, prevenir la diabetes. Se ha sugerido que aproximadamente del 80 al 95% de los casos de diabetes de tipo 2 se podría evitar y, el año pasado en Finlandia, se demostró que con unas intervenciones en el estilo de vida, un aumento de la actividad, una dieta baja en grasas y el adelgazamiento, se reducía el riesgo de diabetes aproximadamente el 58% (Tuomilehto et al., 2001).

Esta mañana, me gustaría destacar los beneficios de la dieta vegana y cómo ésta puede prevenir la diabetes. Creo que, a menudo, como veganos tenemos que demostrar que podemos estar sanos y que ingerimos suficiente de esto, eso y lo otro, pero que olvidamos mirar la otra cara de la moneda, cuán protectora puede ser la dieta vegana. Sin embargo, también deseo plantear el hecho de que los veganos no son inmunes a las enfermedades de occidente y que todavía necesitan examinar su estilo de vida. Durante los últimos años, la dieta de los veganos y los vegetarianos ha cambiado considerablemente con el hecho de tener a su disposición muchos alimentos elaborados con niveles elevados de grasa, de sal y de azúcar, y hay un número creciente de veganos y de vegetarianos que siguen malas dietas, que realizan menos ejercicio y que engordan. Sin embargo, no hay duda de que una dieta vegana puede ser protectora y que, quizás, puede prevenir muchas enfermedades occidentales y una de éstas puede ser la diabetes.

Brenda Davis, que ha escrito «Becoming Vegan» y «Becoming Vegetarian» comentó que «la salud no se puede comprar ni vender, no viene en píldoras o en pociones y que es el producto de muchos años de elecciones sabias». En mi conferencia de esta mañana, espero poder demostrar que se puede introducir a los niños en una dieta vegana de manera sana y que les guste, y creo que los cimientos de las enfermedades comienzan en la infancia y que una dieta vegana es el mejor comienzo para la vida. Sin embargo, nunca es demasiado tarde para adoptar cambios en la dieta y tal y como Brenda afirma en su último libro, «es triste que muchas personas brillantes no se den cuenta del valor de la salud hasta que se les arrebata». Creo que los veganos y los vegetarianos tienen ventaja en el campo de la salud pero muchos todavía tienen que realizar cambios en la salud y, de nuevo, tal y como Brenda comenta, «no se debe considerar como un sacrificio sino como un privilegio a atesorar».

Por lo tanto, ¿qué es la diabetes?

La diabetes es el resultado de la ausencia de la hormona insulina, que es esencial para transferir glucosa de la sangre a los tejidos. La insulina es una hormona que se produce naturalmente secretada por las células beta de los islotes de Langerhans en el páncreas en respuesta al aumento de los niveles de glucosa en la sangre. La insulina reduce los niveles de la glucosa en la sangre y favorece el transporte y la entrada de glucosa en las células de los músculos y en otros tejidos.

La deficiencia de insulina puede aparecer por una producción inadecuada de insulina o por una resistencia a su acción. Sin suficiente insulina, la cantidad de glucosa en la sangre llega a ser anormalmente elevada (hiperglucemia) y si esta cantidad excede el umbral renal, pasa a la orina. Esto, a su vez, aumenta la cantidad de orina que se debe producir. Al mismo tiempo, la ausencia efectiva de glucosa como sustrato de energía a nivel celular significa que el cuerpo tiene que utilizar sus excedentes de grasa y, si es necesario, el tejido de los músculos como fuente de energía alternativa. La combinación produce los síntomas clásicos de la diabetes -excesiva producción de orina, sed y adelgazamiento inexplicado.

Hay dos formas distintas de la enfermedad.

Tipo 1: diabetes dependiente de la insulina, en la que hay una ausencia de producción de insulina por el páncreas y necesita tratamiento mediante inyecciones de insulina. Los factores que causan esta enfermedad no se conocen bien todavía pero algunos virus, la enfermedad autoinmunitaria y factores genéticos pueden contribuir a su aparición. Normalmente, esta enfermedad se desarrolla de repente en los niños o en los adultos menores de 40 años, aunque se puede producir a cualquier edad.

La diabetes de tipo 2 es aquélla en la que el cuerpo todavía produce insulina pero o bien no es suficiente y/o el cuerpo es resistente a ella. Es más común que la diabetes de tipo 1, constituyendo, al menos, el 75% de los casos. Hay fuertes conexiones genéticas con este tipo de diabetes y su desarrollo está muy asociado con la obesidad. Más comúnmente se desarrolla en la edad mediana y en las últimas etapas de la vida con unos niveles de obesidad crecientes en la población, se observa cada vez más en adultos jóvenes e incluso en niños. Su comienzo es a menudo insidioso y su presencia a veces se descubre sólo durante los chequeos de salud rutinarios. Los cambios en la dieta y en el estilo de vida pueden ser suficientes para controlar la enfermedad pero algunos pacientes requerirán fármacos hipoglucémicos que aumentan la producción de insulina o aumentan su eficacia para la insulina.

Se ha implicado la leche de vaca en el desarrollo de la diabetes de tipo 1

No se recomienda la leche de vaca a los niños menores de 1 año debido a su gran contenido en proteínas y sal. La leche materna es el alimento perfecto para los bebés. Protege al recién nacido contra enfermedades infecciosas, enfermedades gastrointestinales y del aparato respiratorio y enfermedades oculares. También puede favorecer el desarrollo intelectual. Más probablemente contiene sustancias necesarias para los niños en crecimiento que ni siquiera se sabe que son esenciales.

Se ha sugerido que la exposición temprana a la leche de vaca y/o la ausencia de lactancia materna predispone a la diabetes de tipo 1. Sigue siendo una controversia y se necesitan estudios prospectivos bien planificados para confirmar estas observaciones. A continuación, voy a citar unos pocos estudios que sugieren la conexión con la diabetes de tipo 1 y la diabetes de tipo 2.

Exposición temprana a la leche de vaca y ausencia de lactancia materna

Fecha

Autores

Sujetos

Resultados

1997 Gimeno et al 346 niños diabéticos de Brasil < 18 años. La duración breve de la lactancia materna exclusiva es un factor de riesgo para la diabetes de tipo 1. La introducción de leche de vaca antes de los 8 días es un factor de riesgo.
1998 Jones et al 160 niñas y 150 niños con diabetes de tipo 1. Aumentaron los riesgos asociados con la no lactancia materna pero no fueron estadísticamente importantes.
2001 Samuelsson y Ludvigsson 297 niños diabéticos de Suecia < 15 años y variación estacional con la enfermedad. La estacionalidad estaba mucho más pronunciada en niños que desarrollaron la diabetes entre los 10 y los 15 años. Se indicó un aumento del riesgo en los que se habían alimentado exclusivamente con leche materna durante un periodo de tiempo más breve.
2001 Monetini et al 28 niños no diabéticos italianos, 16 alimentados exclusivamente con lactancia materna y 12 con biberones de leche de vaca. La lactancia materna dentro de los primeros 4 meses de vida previene la generación de la respuesta de los anticuerpos a la beta-caseína bovina.
1997 Pettitt et al 720 Indios Pima La lactancia materna exclusiva durante los primeros 2/12 meses de vida se asociada con una menor tasa de diabetes de tipo 2.
2002 Young et al 46 pacientes canadienses nativos con diabetes de tipo 2 < 18 años. La lactancia materna reduce el riesgo de diabetes de tipo 2.

En 1984, Borch-Johnsen et al en Noruega y Suecia fueron los primeros en sugerir que había una correlación inversa entre la diabetes de tipo 1 y la duración de la lactancia materna. Esto no fue avalado por 3 estudios posteriores pero en 1992, Elliott se fijó en la incidencia de la diabetes de tipo 1 en niños de 10 países diferentes que sugirió que el consumo de proteínas específicas de la leche (beta-caseína A y B) se correlacionaba con la incidencia de la diabetes de tipo 1. Diferentes razas de vacas producen cantidades distintas de estas proteínas que producen un péptido llamado beta-casomorfina-7 que tiene una actividad supresora inmunitaria. Chowdhury et al en 1999 y también Alting et al en 1999 hipotetizaron un «papel diabetógeno potencial» para las proteínas de leche de vaca y sugirieron investigar más. Sarugeri et al, en 1999, se fijaron en la beta-caseína de la leche de vaca como un desencadenante de la autoinmunidad asociada con la diabetes de tipo 1 y niños recientemente diagnosticados con la diabetes de tipo 1 mostraron una respuesta inmunitaria a la leche de vaca pero también la mostraron algunos de los sujetos de control. Cooper et al en 1999 no pudieron encontrar ninguna conexión ni la encontraron Thorsdottir et al en 2000 cuando basaron sus estudios en niños de Escandinavia e Islandia. Se necesita urgentemente investigar más.

Dahlquist y Mustonen (2000) describen el rápido aumento en la incidencia de diabetes infantil en Suecia y sugieren que la correlación con el producto interior bruto puede sugerir factores de riesgo asociados con la riqueza tales como una tasa de crecimiento elevada, un factor de riesgo conocido para la diabetes infantil. Por lo tanto, ¿es la leche de vaca perjudicial o es la leche materna protectora?

¿Se sabe algo de los niños veganos que desarrollan diabetes de tipo 1? ¿Qué hay acerca de los niños vegetarianos?

Diabetes de tipo 2

La prevalencia de la diabetes de tipo 2 está aumentando rápidamente en el Reino Unido y en el mundo (King et al., 1998). En febrero de este año, se encontraron los primeros casos de diabetes de tipo 2 en 4 adolescentes, desencadenada por una enfermedad que actualmente está alcanzando proporciones preocupantes en el Reino Unido: la obesidad. Aunque ampliamente se cree que la dieta y la nutrición son una parte importante en el desarrollo de la diabetes de tipo 2, todavía no se han definido claramente los factores específicos de la dieta. Existe mucha controversia sobre la relación entre la cantidad y los tipos de grasa y carbohidratos en la dieta y el riesgo de diabetes. Las recomendaciones dietéticas actuales fomentan un nivel bajo en grasa y unos niveles elevados de carbohidratos para la prevención de la diabetes, la cardiopatía y otras enfermedades crónicas. Sin embargo, ni las grasas ni los carbohidratos dietéticos son moléculas homogéneas y, en la actualidad, se está revalorizando cada vez más que los tipos de grasa y de carbohidratos son importantes. Exploraré el papel de la grasa y los carbohidratos más adelante esta tarde.

Aproximadamente el 80% de las personas con diabetes de tipo 2 tiene sobrepeso. El exceso de masa corporal es el factor unitario de riesgo más importante para la diabetes de tipo 2, particularmente aquéllos cuya grasa corporal se distribuye alrededor del centro (forma de manzana) que en aquéllos cuya grasa se distribuye en las caderas y muslos (forma de pera). El riesgo de diabetes es aproximadamente el doble para aquéllos que tienen un sobrepeso moderado y el triple en aquéllos con obesidad.

La ingesta prolongada de un excedente de energía aumenta la producción endógena de glucosa y, por lo tanto, la necesidad de insulina para el cuerpo, mientras que al mismo tiempo se crean reservas de grasa sobrante que aumentan la resistencia a la insulina y reducen su eficacia.

Diabetes infantil

La diabetes es una enfermedad en evolución con unos esquemas cambiantes observados tanto en la diabetes de tipo 1 como en la 2. Existe una amplia variación en las tasas de incidencia mundiales de la diabetes de tipo 1, las mayores tasas se registran en Finlandia (aproximadamente el 45 por 100000 menores de 15 años) y las menores tasas en ciertas partes de China. En Europa, la incidencia de la diabetes de tipo 1 en los niños ha aumentado entre el 2 y el 5%. La diabetes es la enfermedad endocrina más común de la infancia.

En algunos países, como Japón, hay 4 veces más de adolescentes con diabetes de tipo 2 que con diabetes de tipo 1. Las autoridades sanitarias japonesas fueron de las primeras en darse cuenta de la importancia de la diabetes de tipo 2 en niños en edad escolar tras el comienzo de la detección de la glucosa en la orina en los colegios en 1974. Actualmente, sus datos demuestran la gravedad de la diabetes de tipo 2 en la adolescencia. La obesidad, una dieta rica en energía y con grandes cantidades de grasas, la reducción de la práctica de ejercicio, la urbanización y otros cambios en el estilo de vida parecen ser los principales factores etiológicos en la epidemia de la diabetes de tipo 2. Hay demasiada comida fácilmente disponible para tantas poblaciones.

También hay pruebas que sugieren que una mala nutrición materna que cause un retraso en el crecimiento intrauterino puede conducir a un legado de células fetales reprogramadas y a un aumento del riesgo de una futura diabetes de tipo 2 cuando la nutrición llega a ser abundante en la vida posterior.

Por qué los veganos pueden correr un menor riesgo

  • Los veganos tienen menos obesidad.
  • Menores ingestas de grasa saturada.
  • Gran ingesta de fibra, especialmente de fibra soluble.
  • Grandes ingestas de alimentos sin refinar.

OBESIDAD

Por lo general, la dieta vegana favorece unos pesos sanos. Es menos densa en calorías y más densa en nutrientes que la dieta occidental. Las ventajas son bien conocidas. La obesidad se está moviendo rápidamente hacia la parte superior de la agenda sobre salud y Gran Bretaña ha alcanzado a Alemania para convertirse en la nación con más sobrepeso de Europa con 1 de cada 4 niños que actualmente tienen sobrepeso. Tratar enfermedades relacionadas con la obesidad como la diabetes cuesta al Sistema Nacional de Salud aproximadamente 1700 millones de libras al año, unos 200 millones de libras más que las enfermedades relacionadas con el consumo de tabaco. La obesidad es el factor unitario de riesgo más obvio para la diabetes de tipo 2. Se necesita urgentemente comenzar en la infancia unos programas de modificación del estilo de vida y la sociedad necesita cambiar su actitud hacia la nutrición, el juego y el ejercicio en la infancia.

GRASAS

No hay ningún requisito fisiológico para la grasa en la dieta, sólo para los ácidos grasos esenciales que son las grasas poliinsaturadas -ácido linoleico y ácido alfa-linoleico que proceden principalmente de fuentes vegetales. Los humanos y otros mamíferos carecen de la enzima para sintetizarlos, por lo tanto, son esenciales en la dieta. Los dos tipos de grasa que examinaré en relación con la diabetes son las grasas saturadas y los ácidos grasos trans.

Grasas saturadas

Los productos de origen animal son las grandes fuentes de grasa saturada en la dieta occidental.

La grasa de la leche es aproximadamente el 60% de grasa saturada en comparación con las grasas vegetales que tienen entre el 6 y el 25% de grasa saturada, encontrándose la mayoría en el intervalo del 10 al 15%.

La excepción es el aceite tropical. La grasa de coco es saturada en más del 85%, el aceite de semilla de palma es más del 80% y el aceite de palma es aproximadamente el 50% pero normalmente sólo dan cuenta de una pequeña parte de la dieta. Hay diferentes opiniones sobre las grasas saturadas en los aceites tropicales ya que pueden ser menos dañinos porque no vienen acompañados de colesterol sino de fibra y sustancias químicas vegetales protectoras. Parecería que cuando se consumen cantidades moderadas de aceites tropicales como parte de una dieta basada en vegetales con gran contenido en fibra, el uso moderado de estas grasas no aumenta el riesgo de cardiopatía. En cambio, la adición de grasas tropicales a una dieta que ya incluye grandes cantidades de grasas saturadas es como echar gasolina al fuego.

Las grasas saturadas se han relacionado congruentemente con la cardiopatía, varias formas de cáncer y pueden aumentar la secreción de insulina y, posiblemente, conducir a la resistencia a la insulina (Snowdon et al., 1985). La carne y la grasa saturada están unidas y Snowdon et al, 1985, encontraron que el consumo de carne se asociaba positivamente con la diabetes. Se ha demostrado que la grasa saturada altera la actividad enzimática microbiana fecal y la producción de esteroides, lo que podría aumentar la síntesis de estrógenos que podría perjudicar la sensibilidad a la insulina.

Para las personas con diabetes, las recomendaciones son no más del 10% de grasas saturadas en la dieta. Snowdon et al., 1985.

Ácidos grasos trans (aceites hidrogenados)

Los ácidos grasos trans (los TFA) se producen durante la fabricación de margarinas. Las personas se piensan que están realizando una elección más sana cambiando de la mantequilla a la margarina pero estos ácidos grasos producidos se han asociado con un aumento del riesgo de la diabetes de tipo 2.

PROTEÍNA

Los omnívoros tienden a tener una ingesta de proteínas por encima de las recomendaciones. Las ingestas de proteínas elevadas no parecen afectar adversamente al control de la glucosa en la sangre pero se ha demostrado que afectan adversamente la función de los riñones. Se ha sugerido que la proteína vegetal puede ser protectora para la función renal y es decididamente menos tóxica que la proteína animal. Casi un tercio de las personas con diabetes desarrollarán problemas renales.

Se han llevado a cabo unos cuantos estudios centrados en la dieta vegana y la función renal. En 1988, Crane et al demostraron que en 25 días los síntomas de la neuropatía diabética (daño en los nervios periféricos) mejoró en 17 de 21 pacientes cuando se convirtieron a una dieta vegana. En los 4 pacientes restantes, los síntomas sólo mejoraron parcialmente.

Autores

Sujetos

Resultados

1988 Crane et al 21 pacientes con neuropatía diabética tratados con una dieta vegana. Los síntomas se redujeron en 17 pacientes durante los 25 días después de cambiar a una dieta vegana.
1990, 1991 y 1996 Barsotti et al Pacientes con síndrome nefrótico tratados con una dieta vegana baja en proteínas y suplementada. Los datos sugirieron la mejora en la función renal.

Barsotti también demostró los beneficios de una dieta vegana en el alivio de los síntomas en 3 pequeños grupos de pacientes con nefropatía. La mayoría de las personas creen firmemente que la proteína animal es necesaria para la salud humana y que la proteína vegetal es inferior. Sin embargo, los vegetales se deben considerar como la fuente principal de proteínas, y como la fuente primaria de aminoácidos esenciales. Los aminoácidos son los bloques constructores de proteínas y de los 22 aminoácidos, 9 son esenciales ya que el cuerpo humano no los puede fabricar sino que se pueden obtener a través de los vegetales. Todos los animales consiguen sus aminoácidos esenciales directamente comiendo plantas o indirectamente comiendo animales que comen plantas. Combinar los aminoácidos es innecesario ya que los aminoácidos se almacenan en depósitos de proteínas que se pueden coger cuando se necesitan. Las proteínas vegetales se deben considerar como los alimentos proteicos superiores.

CARBOHIDRATOS

No se puede ignorar los diferentes tipos de carbohidratos. Con el refinado, los carbohidratos pierden nutrientes esenciales: 95% de sustancias fitoquímicas, 90% de fibra y 75% de vitaminas y minerales.

El azúcar, como la harina blanca, es un carbohidrato refinado y, hace tiempo, se consideraba tabú para las personas con diabetes. Ahora ya no es así porque estudios clínicos han demostrado que tiene el mismo efecto en los niveles de la glucosa en la sangre que los carbohidratos complejos refinados. Sin embargo, sólo porque el azúcar no parezca peor que los carbohidratos refinados, no lo convierte en inocuo. Por lo tanto, más que dar el sello de la aprobación al azúcar, ¿no deberíamos ser cautelosos contra el uso excesivo de los carbohidratos complejos refinados y el azúcar?

Es importante recordar que refinar los alimentos puede disminuir considerablemente el contenido nutricional de los mismos. Aunque muchas personas presuponen que el cocinado daña los nutrientes de los vegetales, esto no es necesariamente así. En muchos casos, el cocinado realmente aumenta la disponibilidad de las sustancias fitoquímicas. Por ejemplo, el licopeno se absorbe mucho mejor a partir de tomates cocinados que de tomates crudos. El cocinado puede alterar la estructura de los nutrientes lo que da lugar a diferentes efectos sobre la salud. Hay poco que discutir en que si se desean aumentar los nutrientes vegetales en la dieta, es mejor incluir una variedad de alimentos tanto crudos como cocinados.

Los carbohidratos refinados afectan el control glucémico y tienen unos efectos adversos sobre los lípidos en la sangre. También proporcionan pocos nutrientes. Por lo general, los veganos tienen una dieta rica en fibra con menos dependencia de los carbohidratos refinados.

FIBRA

Es la parte de los vegetales que no se puede digerir. Todos los alimentos vegetales contienen fibra. La fibra se divide en 2 categorías, soluble e insoluble. La mayoría de las verduras contienen una mezcla de las dos. La fibra insoluble añade volumen a las heces y asegura que la comida pase rápida y fácilmente a través del tracto intestinal. La fibra soluble es especialmente valiosa para las personas con diabetes porque se ha demostrado que ayuda a controlar la glucosa en la sangre. Son fuentes ricas en fibra la avena, las legumbres y las frutas. Se ha demostrado que los veganos consumen de 40 a 50 g/día en comparación con los vegetarianos (de 30 a 40 g/día) y los omnívoros (de 10 a 20 g/día). Las ingestas recomendadas son de 18 g/día de fibra. La OMS recomienda un límite superior de 54 g/día. Se ha sugerido que ingestas comparables a las de los veganos serían beneficiosas para las personas con diabetes.

Se ha sugerido que el exceso de fibra puede ser perjudicial porque puede reducir la absorción de ciertos minerales. Puede ser cierto. Sin embargo, los alimentos integrales con gran cantidad de fibra proporcionan suficientes minerales extra para compensar con creces cualquier pérdida que se produzca y cuando la fibra no se une a los minerales, se pueden liberar parcialmente durante la fermentación de la fibra por las bacterias en el intestino grueso.

SUSTANCIAS FITOQUÍMICAS

La gente sabe desde hace tiempo que las frutas y las verduras, los cereales, las semillas, las nueces y las legumbres son buenas para el organismo porque son ricos en vitaminas, minerales y fibras, pero durante los últimos años ha habido un interés por las sustancias fitoquímicas, que se ha demostrado que tienen muchos beneficios sobre la salud.

Estas sustancias fitoquímicas son fuertes antioxidantes que acaban con los radicales libres, moléculas perjudiciales activas que circulan por el cuerpo.

Un grupo especial de sustancias fitoquímicas son los estrógenos vegetales que bloquean la acción destructora de la forma potente de los estrógenos bien compitiendo con los estrógenos por los sitios receptores o bien reduciendo la producción de la forma potente al mismo tiempo que aumenta la producción de la forma menos potente, lo que reduce posiblemente el riesgo de osteoporosis y ciertos tipos de cáncer dependientes de las hormonas. Justo esta última semana, algunos estudios han destacado los beneficios de la soja y su papel en la posible prevención del cáncer de mama.

Otro grupo importante son los esteroles vegetales. Los esteroles son un tipo de grasa que se ha demostrado que protegen contra la cardiopatía. Los alimentos funcionales Benecol y Flora pro-activa están fortalecidos con esteroles vegetales y se ha demostrado que son beneficiosos para reducir el colesterol, grandes cantidades de esta grasa pueden causar cardiopatía. La dieta occidental media contiene aproximadamente de 180 a 400 mg de esteroles vegetales/día. La dieta vegana contiene aproximadamente de 600 a 800 mg/día. No hay recomendaciones dietéticas para los esteroles.

ANTIOXIDANTES

Para las personas con diabetes, existe la prueba convincente de que los antioxidantes pueden reducir el riesgo de complicaciones, incluidas la retinopatía y el fallo renal. En 1998, Opara et al estudiaron 50 personas con diabetes de tipo 2 y encontraron que los pacientes con un mal control del azúcar en la sangre y síntomas tempranos de complicaciones habían agotado sus reservas de antioxidantes. La asociación entre un elevado nivel de azúcar en la sangre y un bajo nivel de antioxidantes era notable. La capacidad de defenderse contra el ataque de los radicales libres fue aproximadamente la mitad en las personas con una diabetes mal controlada y unos síntomas tempranos de complicaciones que en los pacientes no diabéticos. Este año, se pusieron a revisar la bibliografía sobre el uso terapéutico de los antioxidantes en el tratamiento de la diabetes y han destacado la falta de estudios. Se conoce bien que las dietas veganas son ricas en antioxidantes y en el 2000, Thane et al se fijaron en el estado nutricional de niños vegetarianos británicos preescolares y encontraron que tenían unos mayores niveles de antioxidantes en la sangre en comparación con los niños omnívoros.

VITAMINA C

La vitamina C es un poderoso antioxidante soluble en agua, que neutraliza las reacciones perjudiciales en la sangre y en el líquido dentro de las células circundantes. Para las personas con diabetes, la vitamina C parece proteger contra la tolerancia a la glucosa deteriorada y, posiblemente, también contra complicaciones de la diabetes, particularmente el daño ocular.

Una serie de pequeños estudios han descrito que las personas con diabetes tienen una reducción del estado de vitamina C en comparación con las personas no diabéticas. En 2001, Sargeant el al, 2001, estudiaron aproximadamente 6000 hombres y mujeres británicos y encontraron que la gran ingesta de frutas y verduras puede influir en el metabolismo de la glucosa y que el aumento de su consumo puede contribuir a la prevención de la diabetes. El estudio demostró una asociación inversa entre la vitamina C en el plasma y un control a largo plazo de la glucosa en la sangre. Esto sugiere que la vitamina C puede tener un impacto positivo importante tanto sobre el riesgo de diabetes como sobre su control.

Hay una serie de otros nutrientes que parecen tener un papel en la causa y el tratamiento de la diabetes, como el cromo y el magnesio. Sin embargo, no tenemos tiempo de discutir todos estos nutrientes ahora. Pero espero haberos concienciado sobre la epidemia de la diabetes y cómo los veganos y los vegetarianos encabezamos el camino pero todavía necesitamos ser cautelosos. Se necesitan urgentemente más estudios sobre la salud de los veganos y espero que esta conferencia demuestre que los veganos y los vegetarianos tienen ventajas distintas y que necesitan guiar el camino en la revolución de la salud.

Resumen

  • Limite la grasa saturada a no más del 8% de la energía.
  • Evite alimentos que contengan grasas hidrogenadas.
  • Consuma una dieta vegana mixta que contenga alimentos cocinados y crudos.
  • Minimice los carbohidratos refinados.
  • Aumente el nivel de actividad física.

Referencias

  1. Dahlquist G, Mustonen L Analysis of 20 years of prospective registration of childhood onset diabetes time trends and birth cohort effects. Swedish Childhood Diabetes Study Group, Acta Paediatr 2000 Oct; 89(10):1231-7.
  2. Fort P, Lanes R, Dahlem S, Recker B, Weyman-Daum M, Pugliese M, Lifshitz F Breast feeding and insulin-dependent diabetes mellitus in children, J Am Coll Nutr 1986 ; 5(5):439-41.
  3. Gimeno SG, de Souza JM IDDM and milk consumption. A case-control study in Sao Paulo, Brazil, Diabetes Care 1997 Aug; 20(8):1256-60.
  4. Golding J, Haslum M, Breast feeding and diabetes, Med Sci Res 1987 ; 15:1135 (letter).
  5. Jones ME, Swerdlow AJ, Gill LE, Goldacre MJ Pre-natal and early life risk factors for childhood onset diabetes mellitus: a record linkage study, Int J Epidemiol 1998 Jun; 27(3):444-9.
  6. King H, Aubert RE, Herman WH Global burden of diabetes, 1995-2025: prevalence, numerical estimates, and projections, Diabetes Care 1998 Sep; 21(9):1414-31.
  7. Monetini L, Cavallo MG, Stefanini L, Ferrazzoli F, Bizzarri C, Marietti G, Curro V, Cervoni M, Pozzilli P; IMDIAB Group Bovine beta-casein antibodies in breast- and bottle-fed infants: their relevance in Type 1 diabetes, Diabetes Metab Res Rev 2001 Jan-Feb; 17(1):51-4.
  8. Nigro G, Campea L, De Novellis A, Orsini M Breast-feeding and insulin-dependent diabetes mellitus, Lancet 1985 Feb 23; 1(8426):467.
  9. Pettitt DJ, Forman MR, Hanson RL, Knowler WC, Bennett PH Breastfeeding and incidence of non-insulin-dependent diabetes mellitus in Pima Indians, Lancet 1997 Jul 19; 350(9072):166-8.
  10. Samuelsson U, Ludvigsson J Seasonal variation of birth month and breastfeeding in children with diabetes mellitus, J Pediatr Endocrinol Metab 2001 Jan; 14(1):43-6.


Traducido por Cristina García López - cgltradgmail.com