Unión Vegetariana Internacional (IVU)
IVU logo

 

¿Por qué sin la carne?
Conferencia de Dr. Phil Ljuba Macovicka (foto de abajo),
en el 5 Congreso Vegetariano Europeo en Brarislava, Slovakia.
de EVU News, Número 1/1996

[image: Dr.phil. Ljuba Macovicka] Queridos amigos vegetarianos!

Frecuentemente escucho esta pregunta "¿Cuales son las ventajas principales del vegetarianismo?"

Me gustaría contestarla desde mi punto de vista- desde el punto de vista de una habitante de un país pequeño, en donde por medio siglo no se podía hablar o escribir acerca de estos asuntos, y donde las condiciones eran extremadamente desfavorables en este sentido. Sin embargo, nos hemos mantenido. Bajo estas circunstancias no se podía hablar de las ventajas sino de las desventajas.

Pero nos hemos consolada con la conocida frase de George Bernard Shaw: "La muerte es mejor que el canibalismo." Sin embargo, la situación ha cambiado, ya que hace cinco años abrimos nuevamente, nuestro país al mundo.

Ahora tenemos libertad de expresión y prensa - y por fin podemos publicar nuestros libros y revistas con temas vegetarianos. En comparación con el resto del mundo nos encontramos atrasados, y debemos esforzarnos mucho, para restablecer el contacto otra vez. Primero que nada, debemos preguntarnos, porqué una persona se vuelve vegetariana? Hay diferentes razones que podemos resumir de la siguiente manera:

  1. Eticas
  2. Higiénicas - profilácticas y terapéuticas
  3. Económicas - Ecológicas
  4. Razones de moda
Cada una de estas razones pudiera ser el tema de una conferencia.

Hace años le pregunte a un músico celebre, del que se sabía había vivido 16 años como vegetariano estricto, porque se había convertido en vegetariano y porque lo había dejado. Contestó la primera pregunta lacónicamente: "Por razones éticas" y la segunda: " Por razones sociales"

Por lo que sabía de él era claro que aún vivía como un vegetariano en casa, pero era evidente que tenía gran dificultad en serlo en sus frecuentes tours relacionados con su actividad artística.

Mientras tanto conocí a varias personas, que decidieron vivir sin comer carne para liberarse de diferentes problemas de salud, como , el principio de artritis en la cadera, reumatismo severo, o un eczema resistente Comían alimento vegetal casi o completamente crudo y tuvieron éxito - Como podría ser de otro modo?

Para terminar, hay un formidable grupo de protectores de animales y naturaleza, de los cuales varios han tratado de vivir vegetarianos. Lo hacen por estar conscientes, de que muchos alimentos podrían ser mejor aprovechados sin tener que derrocharlo en ganado. Las razones ecológicas no solo están ligadas con la economía sino también con el punto de vista ético y así, se cierra nuestro círculo de motivos. Es decir, todo es congruente. Como dije antes, hay otra razón que vale la pena mencionar, y es, claro la de la moda. Hacía años que no se oía del vegetarianismo, es relativamente nuevo y por esa razón se ha vuelto muy atractivo. Las personas esperan tener una figura esbelta y preservar una apariencia juvenil. El futuro nos dirá quienes de estos nuevos vegetarianos seguirán.

Una vez me preguntaron en un programa de televisión: "Como se vuelve uno vegetariano?" Como ya lo había pensado, tuve que contestar: "Se nace vegetariano". Sin embargo no quise decir, que uno debe ser vegetariano desde nacimiento. El ser humano es un ser inmensurablemente complicado. En su subconsciente esta memorizado el conocimiento y experiencias de muchos miles de generaciones. Solo el conocimiento y las experiencias cruciales dominan.

Hay individuos, que vienen a este mundo con ciertas premisas, como la repugnancia de vivir de cadáveres de animales mutilados. Muchas personas tratan inconscientemente de encontrar una forma de vida que no dependa del constante derramamiento de sangre y tormento de criaturas inocentes. Si tienen el valor suficiente para oponerse a la costumbre general, como también la determinación, para soportar ciertas restricciones sociales, comúnmente, un pequeño shock los hace cambiar de hábitos.

Muchos niños nacen con una innata repulsión hacia la carne. La matanza y la presencia de sangre les provoca un sentimiento de horror. Ese es exactamente el síntoma, que distingue a los pequeños fructíferos, de los pequeños carnívoros. Los niños sensibles no pueden soportar pensar que deben comer los cuerpos asesinados de sus compañeros peludos o emplumados. Sus padres tienen grandes problemas en como superar pedagógicamente la contradicción entre educarlos para amor a todas las criaturas y el de la necesidad de matar brutalmente a animales, para cocinarlos y comerlos.

Un vistazo rápido a la historia demuestra que desde los viejos tiempos cada periodo ha tenido sus reformadores, pensadores y profetas que han enseñado a la gente como deben vivir. Los fundadores de las religiones trajeron sus experiencias internas y externas no solo a sus prescripciones y rituales, sino a las costumbres e higiene de la vida diaria.

Desde la antigüedad, sabemos los nombres de los doctores más importantes. Sus experiencias y conocimiento concuerdan básicamente con los resultados de las investigaciones actuales. Todos ellos sin embargo fueron personalidades mas o menos únicas y su conocimientos no tenían valor suficiente para la ciencia oficial. La gente educada no los consideraba como científicos. Aun así, las pruebas se acumularon a favor de sus aciertos, hasta obtener el carácter de seria documentación científica, a principios de este siglo.

Ya que no se pueden nombrar a todos en una conferencia corta, sólo mencionaré a dos de las personalidades más conocidas, que tuvieron el valor de luchar en el nombre de la verdad.

El primero es el Doctor danés Mikkel Hindhede, que refutó el dogma de la proteína con precisión. El salvó a Dinamarca, amenazada de hambruna por un bloqueo durante la Primera Guerra Mundial, al prohibir la crianza de puercos, y en lugar, destinar el alimento que sería consumido por los animales, para los habitantes. Solo se les permitía hornear pan de trigo entero por todo el país. El resultado de este media fue sorprendente: De repente, hubo la suficiente comida para todos, las enfermedades y los índices de muerte se redujeron de golpe y los doctores se quejaban de la falta de trabajo. Los estudiantes de medicina desafortunadamente no oyen nada de estas experiencias, que pueden ser tomadas como un experimento exitoso con población de tres millones.

El segundo es nuestro vegetariano clásico, el doctor Suizo Max Bircher-Benner, el pionero de la dieta de trigo entero y vegetales crudos. Sus resultados convincentes de sus observaciones y tratamientos están escritos en numerosas publicaciones - Sin embargo todavía se le llama "intruso". Fue seguido por muchos otros. Su conocimiento incrementó y se especializó. Después del fin de la Segunda Guerra Mundial, empezó una investigación científica sobre la influencia de los alimentos en la salud, basado en declaraciones estadísticas de diferentes países. En vista de sus pruebas irrefutables aún los adversarios del vegetarianismo más tercos se rendirán, al igual que los que nos trataron de convencer por años, que no podemos vivir sin la carne, y que nuestro estado de salud depende en la cantidad de proteínas de animal devoradas. Ya nos acostumbramos al hecho que cada progreso prevalece muy lentamente. Todo lo que es nuevo, provoca en general una gran ola de reacciones.

Las personas no están dispuestas a cambiar en nada sus hábitos: para todo, encuentran inmediatamente argumentos y explicaciones, usualmente muy lejanos de la verdad. Sus pensamientos, en general, persiguen una sola meta - encontrar los argumentos para que puedan seguir creyendo en lo que han creído hasta el momento.

El razonamiento común de todos estos científicos es el acuerdo, que en el interés de la salud general, como también para la salvación de nuestro planeta es absolutamente necesario tornar a los alimentación vegetal. Esta probado que la carne es impropia para los seres humanos. Hasta ha habido poblaciones enteras, que no han usado para su subsistencia nada de carne y nada de productos lácteos. Hace apenas unos pocos siglos la parte predominante de la población europea (90-95%) vivía en los campos y se alimentaba en su mayor parte de una dieta natural de plantas. La carne estaba reservada para una pequeña sociedad feudal que debido a su estilo de vida sufría de degeneraciones físicas y síquicas.

El consumo de carne, ni que decir del consumo de alcohol, ha crecido fuertemente y se ha vuelto accesible para todas las clases. Durante los años de comunismo hasta era apoyado oficialmente y elevado a fetiche. Se creía, que los trabajadores tenían los mismos derechos a lo que previamente eran los privilegios de la clase que gobernaba. Inclusive los niños aprendían en la escuela que el licor y las drogas eran el azote de la humanidad. La gente, sin embargo, no sabe que el consumo de carne es muy malo para la salud. Las personas no sospechan, que están consumiendo veneno día con día.

La falsa impresión que el consumo de carne no es dañino se debe a que los efectos emergen notablemente hasta la segunda o tercera generación. El especialista en pulmones francés Paul Carton averiguó desde la primera mitad del siglo, cuanto había empeorado el estado de salud de las familias rurales, al trasladarse a la ciudad después de haber alcanzado cierta prosperidad y después de haber adoptado las costumbres urbanas con el amplio consumo de carne. La segunda generación de dichas familias, anteriormente saludables, sufrirían de ataques de artritis y en la tercera generación aparece ya la tuberculosis.

Sin duda, habrían otros factores que influían, y las personas están dispuestas a reconocerlas, pero el consumo de carne no es acusado para nada. Ya se ha escrito mucho acerca de éstas observaciones. Podría mencionar casos similares en mi círculo familiar y de amigos. La primera generación que empezó a comer comida animal era un tanto resistente y vivió a una edad avanzada, cosa que es bastante señalada: "Ya vez el comió carne toda su vida casi tres veces al día- y vivió más de ochenta años!" La segunda generación de dichas familias ya tiene que luchar contra enfermedades, que la mayoría de las veces aparecen misteriosamente. En la tercera generación, si los miembros no cambian de estilo de vida por el momento, ya son verdaderos lisiados. También llegué a conocer otros casos: El instinto de preservación de un hijo de un carnicero de pueblo ganó, por lo que se hizo vegetariano de joven. Otros ejemplos conocidos de tales cambios es la pareja de casados Are y Ebba Waerland. Bircher-Benner ha señalado que la resistencia hacia las infecciones puede debilitarse desde el momento de nacer debido a la mala nutrición de la previa generación.

Los hijos de padres, que comen mucha carne, usualmente se les da platillos con carne. Algunos sufren frecuentemente de indigestión y se mantienen sorprendentemente delgados a pesar de la abundante comida. Y al contrario, otros tal vez hasta sus hermanos, caen prematuramente en la obesidad. Ambos casos son una prueba clara, que sus glándulas no trabajan muy bien. Las enfermedades más comunes de dichos niños son el asma, fiebre del heno y migraña, sin olvidar las enfermedades de el corazón, hígado, riñones y otras que a lo largo de los años padecen. Hoy en día, hasta tenemos niños con cáncer! Dichos pacientes esperan con total confianza en la salvación de alguna medicina milagrosa, proveniente posiblemente de países extranjeros para liberarlos de sus problemas. Hay sin embargo, un remedio milagroso: Es simplemente una dieta natural, junto con un estilo de vida saludable. Puede recuperar all cuerpo y puede crear un nuevo amor a la vida. Desafortunadamente sin embargo, no todos son capaces de darse cuenta o de entender esto.

Las muy discutidas alergias están ligadas a una debilitada inmunidad, y ya eran conocidas en los tiempos de Bircher. El las llamaba 'Idiosincrasias'. De acuerdo a sus observaciones el pudo afirmar, que aquí, también, la mala comida contribuye: Si la persona afectada comía de la manera correcta, por un tiempo lo suficientemente largo, su hipersensibilidad desaparecía. De esta manera el probó, que no debemos considerar al alergente como la causa, sino a la contaminación de nuestro organismo. Actualmente la causa es generalmente vista como la contaminación del ambiente. Seguramente hay algo de verdad en esto, sin embargo, debemos tomar como causa primaria, la alimentación antinatural, de la que tenemos pruebas irrefutables. Nuestros ancestros no sabían gran cosa acerca de la alimentación correcta. Tenían sin embargo la ventaja de que su comida no se desnaturalizaba por medio del tratamiento industrial y que las condiciones económicas los forzaba a vivir en moderación. La actual sociedad de consumidores no tiene estas ventajas. Nada los limita, y la publicidad los desorienta, a gastar su dinero en productos inservibles. El enorme desperdicio de comida nos fuerza a preguntarnos, cuando empezara la humanidad a usar la comida económicamente, no en el sentido propio de ganancia, si no en el sentido de aprovechar su uso para el beneficio y bienestar de todos.

Nuestro alimento actualmente carece de elementos esenciales como minerales, bases vitaminas y enzimas. Sufre de una desnutrición escondida. Las necesidades de nuestro organismo son muy modestas, si reemplazamos la cantidad con la calidad. La correlación entre el nutrimento y la condición emocional se conoce desde hace tiempo. Los órganos, que no trabajan suficientemente debido a la nutrición antinatural, frecuentemente se vuelven la causa de problemas síquicos. Usualmente son disturbios inofensivos, como depresiones, diferentes neurosis, melancolía, humor irritable, etc. Los siquiatras dicen que la causa primaria es ya sea actividad insuficiente o excesiva de las glándulas internas. Tienen toda la razón: las glándulas no reciben lo que necesitan, y no pueden trabajar eficientemente.

Actualmente casi uno de cada dos pacientes se queja de sus nervios y estrés. La vida moderna cada vez pide más esto no puede ser sobrellevado o soportado por todos.

Las consecuencias usualmente son el ser adictos al escape por medio del alcohol, drogas, apuestas, sexo y crimen. Donde esta la línea divisora entre lo normal y lo anormal?

Involuntariamente nos preguntamos si todo esto no puede tener relación con el envenenamiento por medio de comida antinatural y deteriorada. Pensamos en la ley de causa y efecto: Primero que nada, el principal alimento tratado, el grano. El resultado es el hambre por la carne y la grasa junto con la ayuda del alcohol y las drogas. De que otra manera podemos explicar el inesperado aumento de negativismo, intolerancia, brutalidad, la disipación sexual, la agresividad, fanatismo, destrucción y los absurdos conflictos de guerra que traía infinito pesar a millones de personas?

Tolstoi dijo "Mientras haya mataderos habrá también campos de batalla"

Ahora podemos volver a la primera pregunta: Cuales son las ventajas principales del vegetarianismo? La respuesta es muy sencilla: Una mucha mejor salud, una conciencia limpia , y con ella una tranquilidad interior, un equilibrio emocional y la sensación de libertad.

Aunque estamos convencidos de nuestro estilo de vida, nos topamos una y otra vez con discriminación, por lo menos en nuestro país. Esto se ve nos solo en el ambiente social sino también en la manera de pensar y las estrategias económicas de nuestro gobierno. Nuestros niños sufren especialmente de discriminación. No pueden visitar el jardín de niños, asilos y no pueden participar en los campamentos. Están, mas o menos, forzados a vivir en aislamiento. Y los adultos? Aun hoy día tenemos problemas con los alimentos en los hoteles, pensiones, en vacaciones y en seminarios. Una política absurda divide los alimentos saludables y naturales a una categoría de comida llamada artículos de lujo. Es decir, cargan con el 25% de impuesto de valor agregado, mientras los otros alimentos desnaturalizados se encuentran en la clase con solo 6% de impuesto de valor agregado. Estamos en una situación donde el trigo ordinario es más caro que la harina. Parejas jóvenes, que quisieran nutrir saludablemente a sus niños, pero están forzados a comprarles dulces en lugar de fruta seca y nueces, porque simplemente no les alcanza comprar estos productos saludables.

Debemos vivir en un medio ambiente destruido, sufrir la agresión de esas gentes, cuya psique esta perturbada debido a alimentación antinatural. No queremos forzar a nadie a vivir nuestro estilo de vida. Sin embargo, no debemos olvidar nuestro objetivo: cambiar la conciencia social para que ya no seamos considerados como criaturas extrañas sino como personas informadas y conscientes.

Traducido por Karla Torres