Unión Vegetariana Internacional (IVU)
IVU logo

 


6º Congreso Vegetariano Europeo

Bussolengo, Italia, 21 - 26 de Septiembre, 1997
La Actividad es una Prioridad

Rozalind Gruben
Profesora en el "American Institute of Health and Science" (Instituto Americano de Salud y Ciencia), Miembro de la "American Society of Nutritional and Dietetics Consultants" (Sociedad Americana de Consultores en Nutrición y Dietética)

La vida es movimiento. Si hubiera un ratón aquí en el suelo y yo quisiera saber si está vivo o muerto, podría acercarme y tocarlo para ver si se mueve porque, generalmente, la idea que tenemos es que si algo se mueve probablemente esté vivo. Lo mismo pasa con nosotros. Mientras menos te mueves, mas pronto sufrirás los efectos del proceso de envejecimiento.

Un estudio muy interesante se realizó a un grupo de personas cuyos corazones no funcionaban del todo bien; sus corazones no estaban latiendo lo suficientemente fuerte como para enviar las cantidades necesarias de sangre a todo su cuerpo. Tenían masa muscular reducida, elevados depósitos de grasa en sus cuerpos, baja densidad en los huesos, y tendencias problemáticas en sus niveles de insulina. Se estaban convirtiendo en diabéticos potenciales. Su presión arterial era muy alta y tenían problemas de mareo.

No eran de la tercera edad, de hecho estaban en sus años veintes. Trabajaban en un ambiente de gravedad cero, como astronautas, y estaban perdiendo el uso de sus músculos y huesos. Esto indica que el hecho de estar constantemente contrarrestando los efectos de la gravedad es lo que hace crecer y mantiene fuertes a nuestros cuerpos. Otro estudio hecho en el Reino Unido en 1992, descubrió que el 30% de los hombres y el 50% de las mujeres mayores de 65 años no tenían la suficiente fuerza en sus piernas para poder levantarse de una silla sin usar sus brazos. El estado de nuestros huesos cambia constantemente durante nuestras vidas, y la actividad regular ayuda a mantenerlos fuertes. El centro de un hueso está lleno de un gran número de pequeños huequitos y todos ellos unidos entre sí, esto es lo que los hace fuertes. Una dieta que contiene proteínas animales acelera el proceso de acidificación de los huesos, lo que ocasiona que el calcio en los huesos tienda a secarse (osteoporosis). Los huequitos se hacen cada vez más grandes y sus paredes se desintegran, la estructura entera se vuelve vulnerable y los huesos se rompen fácilmente. El movimiento, incluso el sólo caminar, produce ondas de choque por todo el sistema esquelético, y los huesos responden a ellas, se estimulan y crecen para fortalecerse y poder aguantar dichas ondas de choque.

Es por eso que el movimiento y una buena dieta se pueden combinar para combatir la osteoporosis. Cuando las personas ya tienen osteoporosis existe mucha más presión en la parte interna a la orilla de las vértebras, lo que produce un aplastamiento y fusión parcial entre ellas. Este proceso es irreversible por lo que es sumamente importante mantener bien alineada la columna.

Una articulación es donde dos huesos se unen. El extremo del hueso esta encapsulado y protegido por una membrana que secreta un líquido. Además existen pequeños cojincitos que evitan que dos huesos se toquen. El movimiento detona la producción de mayor cantidad de este líquido, evitando así la deshidratación y asegurando un buen funcionamiento. Así como las esponjas necesitan estar repletas de agua para mantener su "esponjosidad" porque si se secan se desintegran. El movimiento también mejora los músculos, y ellos a su vez ayudan a mantener una buena postura. Es por eso que el contrarrestar la gravedad y mantenerse activo lograra una mejoría tremenda a su salud. Los beneficios del movimiento también se pueden ver en todo el funcionamiento del aparato cardíaco y respiratorio. La sangre fluye mucho más libremente por los capilares y aumenta los niveles de hemoglobina y oxígeno a todo el cuerpo, y las venas mantienen su elasticidad.

Cuando su corazón late, bombea sangre por todo su cuerpo oxigenándolo. El corazón también necesita oxígeno y el ejercicio reduce la posibilidad de un ataque cardíaco y normaliza los niveles de colesterol y presión arterial. Cuando uno se mueve vigorosamente, una mayor cantidad de sangre fluye por sus vías arteriales, manteniéndolas limpias y elásticas, reduciendo así la posibilidad de un aneurisma. Por otra parte cuando uno está estresado, el cuerpo se prepara para pelear arrojando grasas en la sangre y usando el azúcar de la sangre para evitar la diabetes. Digamos que el sistema linfático es el sistema de limpieza del cuerpo, y necesita del movimiento de los músculos para mantener el flujo, mientras menos te mueves, te vuelves más toxico.

Una forma de mantenerse eficiente es caminar y flexionar. Ser vegetariano no es la respuesta a todo, pero la combinación de una vida no sedentaria y una dieta vegetariana ciertamente mejora el potencial de una salud plena.

Traducido por José Uribe