Unión Vegetariana Internacional (IVU)
IVU logo

 

32º Congreso Mundial Vegetariano 1996
Johnstown, PA, EE.UU.

Qué Hay En Un Nombre: El Pasado, Presente y Futuro del Vegetarianismo
Una Evaluación Lingüística y del Comportamiento
EVU News, Num. 3 / 1996

image: Stanley Sapon
Stanley Sapon PhD, Co-fundador de la Rochester Area Vegetarian Society, activista por el hambre, Profesor emérito de psicolingüística.
A lo largo de casi 50 años de vida profesional- como científico, maestro y clínico - me he interesado profundamente por tres dominios de la experiencia humana que son: el lenguaje, la conducta y la ética . Lo que tengo que decir esta noche conjuga estos tres campos para enfocarlos en algo que ha informado y enriquecido mi vida añadiendole propósito, entendimiento, comprensión, energía y compromiso: el vegetarianismo.

El título promete una evaluación lingüística y psicológica del futuro del movimiento vegetariano y de la manera en que el futuro se relaciona con "nombres"- su definición, su uso y sus efectos. Nos enfocaremos en dos palabras: "vegetariano" y "vegano" y en la manera en que impactan el futuro de nuestro movimiento.

Cada vez es mas y más evidente que se está creando una tensión, con tonos emocionales fuertes, entre los vegetarianos que aceptan solo alimentos vegetales, y aquellos que rechazan la carne animal, pero aceptan el uso de productos derivados de animales vivos. La tensión se manifiesta de numerosas maneras... aveces de una manera abierta, otras más sutiles.

Keith Akers y Kate Lawrence, escribieron en una carta a la Soc. Veg. de Colorado, sobre su preocupación por esta fricción entre veganos y ovo - lacto vegetarianos. Están perturbados por que cada vez más es más evidente que "las personas perciben al veganismo y al vegetarianimso como dos ideas similares pero opuestas- o hasta como movimientos opuestos," y les molestan las expresiones de enojo, irritación y resentimiento que se muestran entre los miembros de ambos grupos. Su preocupación no es ni exagerada ni prematura. Sentimientos de diferencia, divergencias, disonancia y discordia son los antecedentes comunes a una ruptura entre dos subgrupos. Despues se convierten endos grupos separados, cada uno siguiendo lo que sus miembros creen son las mejores metas y las mejores estrategias para alcanzar esas metas. Sin duda, la fragmentación de las organizaciones vegetarianas disminuyen seriamente el poder para efectuar un cambio social, que una sola organización, grande, unificada podría ejercer.

Aunque nieguen que haya algún problema, insistiendo que "El veganismo no se opone al vegetarianismo, que es una forma de vegetarianismo," sintieron la necesidad de callar los susurros de discordia con la siguiente exhortación: "Para estos y todos los otros que piensan en separar el veganismo del vegetariansimo, proponemos el siguiente consejo: ¡Aliviánense!"

Estas palabras condescendientes y prepotentes lo más probable es que alimenten mas los resentimientos que extinguirlos, sin embargo, confirman la sensación de turbulencia dentro del movimiento.

Si algunos ovo lacto vegetarianos se sienten menospreciados o desdeñados por los veganos por continuar consumiendo lácteos y huevos, por lo menos pueden consolarse con el estatus de ser reconocidos como la Dieta Vegetariana Estándar. Desgraciadamente, este mismo reconocimiento oficial genera sentimientos de aislamiento y resentimiento en los veganos, que no aprecian el ser una minoría dentro de una minoría.

La raíz de nuestras dificultades recae en las definiciones.

Hay una "Definición Estándar Mundial del Vegetarianismo" empleada por casi todas las Sociedades Vegetarianas locales, nacionales o internacionales en el mundo: y define a la persona vegetariana como una persona que vive de una dieta libre de carne, pescado o pollo en cualquier forma, "con o sin la adición de productos lácteos y huevos."

Que es lo que la frase "con o sin la adición de productos lácteos y huevos"... significa precisamente? Desde un análisis directamente lingüístico significa que la presencia o ausencia del artículo nombrado no tienen ninguna conexión con el uso de la apelación "vegetariano." Desde la perspectiva del comportamiento, una definición del vegetarianismo es un declaración de contingencias. Si el ser vegetariano es visto como algo deseable, entonces el privilegio de llamarse uno mismo un vegetariano es contingente al cubrir los términos de la definición. La frase calificativa en cuestión declara que el uso de lácteos y huevos cae afuera de las contingencias. Desde el punto de vista del discurso, significa que el uso de lácteos y huevos merece ser mencionado, pero que esto no es ni relevante ni significativo.

Lo que tenemos es una definición sancionada organizacionalmente que determina que la abstención de la carne es lo vital, que es el componente central y deja abierta la opción de movimiento hacia una dieta completamente basada en vegetales... pero como una opción , no un como una meta.

Comparemos esto con una formulación diferente, mas inclusiva. La Sociedad Vegetariana del Area de Rochester define el vegetarianismo como "la practica de vivir sin el uso de carne, pescado o pollo, y el ideal de llegar a una total independencia de productos animales." La definición tiene sus defectos, pero por lo menos sostiene una meta a alcanzar, en términos positivos, y ha sido aceptada por todos los miembros vegetarianos. Media docena de sociedades vegetarianas en el país ya han adoptado o adaptado esta definición.

La vieja definición estándar de un vegetariano no solo identifica los parámetros del vegetarianismo, si no lo fija. Dice más que "esto es lo mas lejos que debes llegar" – hasta define los límites de propiedad. Si vas mas allá de lo que se requiere de ti, estas caminando cerca de la periferia, estas en la orilla, los extremos. Fijar las propiedades de la dieta vegetariana en términos de "No a la carne, SI a los huevos Si a la leche de vaca" tiene un efecto adicional, más duradero y pernicioso para el logro del cambio dietético; la definición como se ha dado actualmente predetermina el proceso de cambio- estableciendo una "estrategia estándar para volverse vegetariano." Prescribe el proceso de volverse vegetariano como una secuencia de "abstenciones". Poniendo la carne como primera condición, automáticamente relega la leche y los huevos para después. Esta secuencia fija, "ortodoxa" de los cambios en la dieta es responsable de varias consecuencias.

  • Establece una jerarquía de dificultad en el cambio. Situando la carne como la "primera abstención" marcándola como la conducta más accesible. Por extensión, entonces, las abstenciones subsecuentes son reconocidas y presentadas- como más difíciles de lograr.
  • La existencia de una jerarquía de dificultad tiene sus propias derivaciones en el comportamiento y en las emociones. Asume que "el dejar la carne puede ser difícil, pero el dejar la leche y los huevos es "aun más difícil". El categorizar a las personas con la constante del grado de dificultad de lo logrado, establece otra jerarquía... una jerarquía de valor.
  • Todo esta dispuesto para comparar la categoría de los individuos siguiendo esta jerarquía de valor. No se pueden evitar las frases con términos comparativos... "mas avanzado," "mas rigurosa," "mas estricta" por una lado, y en el otro, "no tan estricta", "mas relajado" "mas indulgente," y finalmente, con un matiz de irritación "no soy tan compulsivo en mi dieta."
  • Es imposible evitar las implicaciones que el vegano esta en un nivel mas elevado en la escala en este clima verbal... mejor, y que los ovo-lacteos están en un nivel inferior y no tan bueno. Aquí aparece la noción de "soy más santo que tu", y se asienta una inevitable y discordante- algunas veces corrosiva -. divisibilidad
Desde esta perspectiva, lo que parecía como una simple "definición" se vuelve el antecedente principal - la causa- de un sin numero de problemas que acosan el movimiento.

Al establecer –e insistir en- los lacteos y huevos como comida aceptable para vegetarianos, la definición incrementa la probabilidad de consumirlos. . El alimento que se come frecuentemente, obtiene un lugar seguro y constante en nuestra mesa y en nuestro carrito del mandado. La Ley de Fuerza del comportamiento confirma lo que ya sabemos: entre mas tiempo nos aferramos a algo, mas difícil se vuelve dejarlo ir.

¿Pero porque debemos dejar ir? ¿Y cuando? Si ya has hecho el compromiso retador de cambiar tu estilo de vida, y haz cumplido con el Criterio Básico, y lo que queda no se presenta como urgente- entonces los "extras" son cosas para tratar después- en algún lado a lo largo del camino. No hay prisa. Pero no querrás pasar el tiempo, con alguien que amenaze tu tranquilidad con cuentos de "Lo que la leche tiene de malo" o "Los horrores de la producción de huevos." En una palabra, la jerarquía de dificultad establece el itinerario, las percepciones y expectativas de los vegetarianos principiantes..." Lo fácil primero, lo difícil después."

Si acaso es una experiencia común en los vegetarianos enfrentar una lucha por cambiar a una dieta vegana, todo lo que se confirma empíricamente es que esto es lo que sucede cuando "las Definiciones Estándar" definen la "Estrategia Estándar" y el "Itinerario Estándar para Cambiar." Como esto parece estar inscrito en piedra, no tenemos ninguna información sobre estrategias alternas. Sin embargo, hay un universo de estrategias esperando ser exploradas.

Mi titulo prometió una visión del pasado y futuro del vegetarianismo. Vamos a ver ambos.

En 1847, en Londres, nació un movimiento por la convicción de que el matar criaturas vivas capaz de sentir no era ni biológicamente necesario ni moralmente aceptable para la supervivencia y bienestar humano. Las granjas industriales no habían sido inventadas aun, los pollos picoteaban en corrales abiertos, las vacas no habían sido manipuladas genéticamente para tener esas ubres grotescas y distorsionados y los becerros no eran separados de sus madres, ni encerrados en cajones. No había ninguna manipulación genética, ni hormonas, ni dosis masivas de antibiótico, ni sistemas intensivos para las gallinas que ponen huevos, no había "plantas de procesamiento" para la matanza en línea de montaje de los pollos, no había epidemia de salmonella ni campylobacter en los huevos y aves, ninguna enfermedad de la vaca loca, ninguna hormona de crecimiento bovino.

En 1847 el simple rechazo de la carne es lo que definía al vegetariano.

Ahora, casi 150 años después, seguimos con la misma definición. Una definición obsoleta, de la cual la dieta basada exclusivamente en vegetales se mantiene como opción – ni siquiera como ideal.

El paso de los años ha visto la palabra "vegetariana" adquirir un brillo atractivo que ha llevado a una explotación de "variedades entre comillas" del vegetariansimo. Los mores de las ultimas décadas han fomentado una postura sin juicio inclusiva de todo, que esta dispuesta o respetuosamente reconoce definiciones del vegetariansimo que van desde lógicas hasta insensatas.

El clasificar a los vegetarianos por lo que no comen no es ni iluminador, ni productivo. Las personas que consideran su vegetarianismo mas que algo pasajero, mas que una excursión para explorar nuevas maneras de comer- las personas que tienen un sentido de propósito en sus compromisos vegetarianos—necesitan ponerse de acuerdo en una definición del vegetarianismo que cumpla con varios, criterios literalmente vitales:

Debemos de tener una definición del vegeterianismo que describa- EN TERMINOS POSTIVOS- LO QUE LOS VEGETARIANOS HACEN. Se necesita aclarar que los vegetarianos están comprometidos en hacer algo más que solo abstenerse de comer carne".

Debemos presentar el núcleo de VALORES EN COMUN y UNA IMAGEN DEL IDEAL QUE ACLARE PORQUE LOS VEGETERIANOS HACEN LO QUE HACEN.

Si continuamos insistiendo que un dieta ovo lacto vegetariana es la roca que corona los ideales vegetarianos, veneraremos un anacronismo y lo llevamos hasta el siguiente siglo.

Dado lo que sabemos ahora sobre los productos lacteos y como perjudican la salud, seria engañoso, deshonesto - hacer cualquier cosa que aliente el consumo de alimentos lácteos. No obstante las costumbres de régimen personales, dado lo que sabemos sobre la manera en que se produce la leche, es una verdadera transgresión ética sugerir a los no informados que mientras la carne de vaca es un alimento inaceptable para el humano, la leche de la vaca si lo es.

Si continuamos tomando los logros del estilo de vida basado en vegetales como irrelevante, "opcional" o extremo, terminaremos por aislar y alienar del movimiento precisamente a aquellas personas que han tomado el mensaje con toda corazón.

Necesita haber solo UN movimiento vegetariano con una visión coherente de un mudo de paz, plenitud, salud, dignidad y compasión para nuestro planeta y TODOS las criaturas sensibles que mantiene—TODAS LAS CRIATURAS... sin excepciones, sin excepciones basadas en raza, genero, nacionalidad o especie. No podemos darnos el lujo de arriesgar o provocar una división en los dos campos. Dos campos- de personas con hábitos similares, pero que sus valores... y metas difieren de una manera tan vital que se vuelven competidores, en lugar de colaboradores en una misma lucha para humanizar el mundo.

Necesitamos estar lo suficientemente seguros de nuestros valores para pedir lo que sabemos es necesario, reconocer el principio de "Obtendrás mas de lo que pediste, y no menos de lo te conformarías."

Hay una diferencia entre si el vegetarianismo es una dieta o una filosofía. Una dieta es una lista de alimentos que escoges—una filosofía es un conjunto de razones coherentes para hacer esas decisiones. No puedes crear un movimiento alrededor de una dieta. Para tener un movimiento debes tener personas que creen viven y trabajan en concierto para realizar el ideal.

Necesitamos volver a fijar nuestros compases para poner nuestra visión de acuerdo a las realidades de hoy y mañana. Es nuestra tarea urgente entrar al siglo 21 con una definición de nuestro movimiento que no solo legitimize y valide la perspectiva vegana, sino que extienda nuestros objetivos globales para identificar una dieta basada en plantas como la esperanza del futuro.

Necesitamos tener el ingenio y el valor para hablar honestamente y sin ambigüedades para unificar nuestro movimiento con una definición que sea positiva y simple, una definición que sea inclusiva e inspiradora... una definición que nos ayude a cultivar y alimentar un vegetarianismo global que tenga clemencia por la vida. Para ese fin, ofrezco formalmente para su consideración- y espero, su aceptación esta definición:

"El vegetarianismo es una filosofía que manifiesta reverencia y respeto por el bienestar de toda vida sensible defendiendo y luchando por la adopción absoluta de una dieta de alimentos vegetales."

Esta visión del vegetarianismo nos permite caracterizar la conducta de los vegetarianos en términos positivos. En lugar de clasificarlos por lo que rechazan, describimos en términos de lo que escogen.

"Los vegetarianos son personas que han hecho un compromiso consciente y de principio para alcanzar un estilo de vida en donde consistentemente escogen sus alimentos exclusivamente del Reino Vegetal."

Hago una apelación urgente a cada uno de ustedes—miembros, miembros del consejo y oficiales de sociedades vegetarianas- locales nacionales e internacionales- para llevar esta definición que he propuesto al corazón y a la mente- para empezar AHORA la tarea de reconceptualizar el significado y la misión del vegetarianismo.

Dr. Stanley M. Sapon, 62 Sturbridge Lane, Pittsford, NY, 14534, USA
email: smsapon@juno.com, smsapon@netzero.net

Traducido por Karla Torres