Unión Vegetariana Internacional (IVU)
IVU logo

Congreso Vegetariano Europeo
En Bussolengo, Italia, Septiembre 1997
Informe de Julie Rosenfield
IVU News - Num. 3 - 1998 - English

El Sexto Congreso Vegetariano Europeo fue celebrado en Bussolengo, cerca del Lago de Garda, Italia, en septiembre de 1997, bajo el lema "Hagámonos Vegetarianos". Al congreso asistieron más de 140 participantes, cuyos países de origen no sólo fueron europeos, sino también tan lejanos como Bermuda, India, Singapur, Japón, Brasil, y los EE.UU. Una huésped muy especial de la asamblea fue un perro con tres patas que se llamaba Natalie que asistió a todas las conferencias y cautivó los corazones de todos. Natalie

Sign
tree
Organizar una asamblea de esta envergadura requiere mucho trabajo duro y mucha preparación y hubo un poco de frustración y confusión a veces, pero la mayoría demostraron paciencia y buen humor. Un ejemplo gracioso del tipo de malentendido que tendía a aparecer fue la ceremonia para plantar los árboles, que normalmente se hace para dejar un recuerdo duradero de un evento concreto. En esa ocasión, regresando de un viaje a Verona por la tarde, nos llevaron a un parque, unos voluntarios enérgicos cavaron un hueco, y una placa apropiada se instaló. Sólo nos faltó una cosa - ¡el árbol!. Un malentendido desafortunado provocó que el árbol llegó demasiado temprano y luego se lo llevaron. Esto provocó que el proceso tuviera que repetirse de nuevo el día siguiente, pero afortunadamente ¡el árbol ahora ocupa su posición correcta!

A pesar de todas las dificultades organizativas y la desilusión a causa de la falta de unos huéspedes muy ilustres, tales como el Dalai Lama, hubo una selección impresionante de oradores, que pudimos apreciar gracias al trabajo incansable de los intérpretes que tradujeron las conferencias al inglés, italiano y alemán.

La conferencia fue inaugurada oficialmente el domingo por la tarde por Francisco Martín, Secretario General de IVU, y por Marco Stellini, Presidente de AVI (Associazione Vegetariana Italiana). Marco dijo que la elección del momento de la conferencia fue especialmente triste porque coincidía con la apertura de la temporada de caza en Italia.

Durante los siguientes días hubo una serie de conferencias con muchos oradores talentosos. Maxwell Lee habló del 150 aniversario de la Sociedad Vegetariana del Reino Unido, ilustrando su presentación con unas fotos de los pioneros del movimiento. La miembro del Parlamiento Italiano, Anna Maria Procacci, pidió la cooperación en la lucha contra la manipulación genética de los alimentos. La gente en muchos países europeos, dijo ella, se oponía a la introducción de la soja, el maíz, la colza y la achicoria transgénicos. Una encuesta realizada por el Parlamento Italiano había mostrado que las preocupaciones de la gente se centraban en los temas de la salud y de las alergias. Austria, explicó ella, había rehusado importar soja transgénica. Sin embargo, Italia accedió a importar maíz transgénico.

congress platform Expresó su inquietud también respecto a que el 17 de julio de 1997 se presentó un primer borrador de una directiva para patentar la vida que les daría a las multinacionales el derecho de patentar los organismos vivos en el laboratorio. Ella cuestionó su derecho de patentar la vida de esa manera, diciendo que los animales no deben ser privados de su dignidad como seres vivos. Pidió que todos los presentes trabajaran juntos y cooperaran para poner fin a este proceso.

Fabrizio Fabbri de Greenpeace en Italia también elevó su voz contra la ingeniería genética. Dijo que no era verdad que esta técnica pudiera ayudar a erradicar el hambre en el mundo. Las plantas transgénicas, dijo él, no producen más que un cultivo natural — los problemas del hambre mundial persitirían a causa de la distribución desigual. La mayoría de la comida, explicó él, es destruida por razones comerciales. Dijo que los productores deberían separar los alimentos modificados genéticamente de los que no lo son y que se necesita un fuerte movimiento del consumidor que exija un etiquetado claro. Una manera sería que los productores de los alimentos no modificados genéticamente incluyeran un certificado del análisis de laboratorio que confirmara la autenticidad de sus productos. En Alemania el poder del consumidor ha provocado la retirada de los comercios de una crema de chocolate que contenía lecitina de soja modificada genéticamente.

El presidente de la IVU, Howard Lyman, dio un discurso lleno de inspiración. "Si vamos a cambiar el mundo, tendremos que hacerlo con cooperación y una sonrisa y tendremos que trabajar juntos. Tenemos que salir como los sembradores de la tierra, plantar las semillas, y sembrarlas con un espíritu nuevo." Puso énfasis en la necesidad de que la gente se haga vegetariana para salvar los recursos de la tierra: "Nunca antes hemos tenido menos árboles, menos tierra, menos aguas limpias, menos selvas tropicales - cada recurso natural es menor hoy que en la época en que nacimos. Si existe un futuro, depende de la gente como nosotros. ¿Podemos compartir el mensaje con otros a tiempo? Gandhi dijo: 'Tu trabajo no es salvar el mundo, tu trabajo es salvarte a ti mismo.' Si un número suficientemente amplio de nosotros lo hace, podemos salvar el mundo."

workshop

Otro conferenciante, el Dr. Riccardo Trespidi, rápidamente ganó el apodo de "Drácula". Se ocupó de recopilar análisis de sangre y estudios de dieta entre voluntarios del congreso para un nuevo estudio médico que tiene lugar en la Facultad de Medicina de la Universidad de Verona. El propósito del estudio era comparar la dieta vegetariana con la mediterránea que aunque tradicionalmente se considera saludable por su elevado consumo de verduras también incluye carne. Nutricionalmente, explicó él, una dieta ovo-lacto-vegetariana que contenga cantidades excesivas de productos lácteos causaría más problemas que la dieta mediterránea. Lo más cercano a la dieta ideal, dijo él, era la dieta vegana. Los resultados del estudio se publicarían en destacadas revistas de nutrición y el doctor anhelaba recibir el Premio Nobel de Medicina a su debido tiempo.

El Dr. Giuseppe Cocca expuso una presentación sobre la inmunización de los niños. Se opuso fuertemente a las vacunas, diciendo que un mejor término para calificarlo sería "contaminación". Se preguntó por qué se debe vacunar a los niños entre la edad de tres y seis meses cuando sus sistemas inmunológicos no se desarrollan completamente hasta el año de edad. Expresó su preocupación sobre los niños que caen enfermos como resultado de las vacunas y también reflexionó sobre la utilización ética de las inoculaciones, dado que las vacunas se derivan a menudo de órganos animales. Había rehusado que vacunaran a su propio hijo y había defendido sus razones ante un juez en Italia, que aceptó la validez de sus convicciones.

Dijo que la cosa más importante era seguir un estilo de vida saludable. Explicó que la buena salud ocurre cuando "vivimos en armonía con la naturaleza, comemos bien, respetamos los ciclos naturales, tenemos un trabajo satisfactorio y nos llevamos bien con la gente." Cuando haya enfermedades, dijo él, deberíamos buscar cuál de estos elementos susodichos nos faltaba y en dónde podríamos introducir mejoras.

Rozalind Gruben dio una valiosa presentación sobre la Energía frente a la Enfermedad, que se centró en la importancia de dormir lo suficiente para poder regenerar la energía del cuerpo, "Como la batería de un coche, si no te recargas por tiempo suficiente, no podrás despertarte correctamente." Sin un sueño adecuado el cerebro no puede comunicar eficazmente con el cuerpo. Dijo que la enfermedad podía ocurrir cuando a uno le faltaba el sueño constantemente, iba sobreestresado y afectado por la contaminación, y recomendó el sueño adecuado como una manera de evitar la enfermedad. Es importante practicar la relajación consciente antes de dormirse. Al acostarte estresado o trastornado, tienes menos oportunidad de entrar en los ciclos del sueño profundo que son necesarios para mantener la buena salud. Sugirió el uso de la meditación, que proclamó como valiosa para eliminar lo superfluo de la mente.

Mientras estuvimos en la conferencia, nos trataron con una abundancia de comida vegana mediterránea. Hubo varias comidas temáticas, incluyendo la cocina oriental, una noche rústica y una Cena de Gala. El Cocinero no había preparado nunca comida vegana antes, pero rápidamente la dominó preparando una variedad de platos con ingredientes tales como tofu, seitán y algas marinas siguiendo las instrucciones de los organizadores de la AVI. Hubo un gran bufet de ensalada que acompañaba los platos principales y la fruta fresca siempre estaba disponible. La Cena de Gala incluyó platos tales como Carpaccio de Hinojo con Canapés de Pâté, la Sopa de Espárragos, Timbale de Pasta à la Bolognese, Seitán en Pasteles, y Tomates Rellenos al Horno.

Después de toda esa comida, era importante disponer de oportunidades suficientes para hacer ejercicio. Hubo una variedad de actividades tales como el yoga matutino con Margaret Gunn-King y sesiones de gimnasia con Rozalind Gruben, así como la oportunidad de uso completo de la piscina y del gimnasio del hotel.

Hubo también varios viajes disponibles para que los participantes gozaran de la belleza de los alrededores. Disfrutamos de un viaje de medio día a Verona, un día en Venecia y un crucero en barco muy relajante en el Lago Garda la última tarde.

Francisco Martín cerró la conferencia con unas palabras de clausura:
"Si queremos ver un mundo vegetariano, tenemos que hacer bien nuestro trabajo. Tenemos que ser eficaces. Si todo el mundo volviéramos a casa y tratáramos de ser más eficientes y humanitarios, podríamos ser más eficaces en nuestra lucha por hacer que las sociedades tengan una mirada diferente sobre cómo vivimos. Necesitamos una ética universal de respeto por la vida. Necesitamos ver las cosas universalmente, no localmente. Cuando la gente se enfrenta con la cólera y la violencia tiende a reaccionar de la misma manera, pero no es la mejor manera de realizarlo. Actúa de manera pacífica pero apasionada. Haz algo positivo cada día."


Toda contribución a IVU News será bienvenida. El material publicado no refleja necesariamente las opiniones del editor o la postura de la Unión Vegetariana Internacional.

Traducido por Doug Duea