Unión Vegetariana Internacional (IVU)
IVU logo

Buddha

Impresiones de la
Tierra del Sol Naciente

IVU News - Num. 3 - 1998 - English

“La Diosa de la Compasión tiene mil manos y las necesita todas”

En medio del tumulto de los mercados financieros asiáticos y mundiales aterricé en el aeropuerto de Narita, mi entrada a la tierra del sol naciente, como invitado del Departamento de Convenciones Japonés en un viaje exploratorio de descubrimiento personal, social y cultural para conocer las personas de Japón, para vivir su fascinante historia, sus tradiciones antiguas y para visitar algunas de sus ciudades, pueblos, templos y lugares sagrados y otros monumentos de gran interés espiritual e histórico, con el propósito de fortalecer los lazos existentes con los crecientes movimientos vegetariano y de derechos animales, y promover una mayor conciencia e interés por el vegetarianismo y las cuestiones éticas concernientes, así como también para alentar la propuesta de la Sociedad Vegetariana Japonesa de celebrar el 36º Congreso Vegetariano Mundial en Osaka en el año 2004.

La Dualidad de la Sociedad Japonesa
Tokyo — una gran metrópolis que refleja la mezcolanza de la cultura tradicional japonesa con la tecnología y las prácticas orientales y occidentales — atrae al visitante con una optimista imagen manicurada de una vida civilizada donde cada rascacielos es una atrevida declaración de los méritos, orgullo y triunfo de la sociedad industrial de la post guerra sobre las antiguas y veneradas tradiciones agrícolas y religiosas — basadas en valores y metas totalmente diferentes — ahora vistos como factores antagonistas y limitantes, interponiéndose en el camino del progreso y la adquisición de riquezas. El deslumbrante mar de luces, linternas coloridas y pantallas de video gigantes aturden al espectador día y noche con un sentido de familiaridad y un sentimiento de seguridad que realza la incesante y bulliciosa actividad de un caos ordenado que casi parece como el escenario natural de la evolución humana, mientras las ordenadas multitudes matutinas siguen su curso reflejando la cohesión social y armonía, responsables quizás, de una sociedad en gran parte todavía libre de criminalidad. Japan view

Reuniones y otros Asuntos Sociales
alive La ceremonia de apertura de la Séptima Exhibición Internacional de Reuniones, llevada a cabo bajo el moderno gran atrio de vidrio del Foro Internacional de Tokyo, marcó el principio de las actividades del día, que incluían una visita a las casillas de diferentes regiones japonesas representadas en IME’97, además de varias reuniones con delegados de organizaciones involucradas en el desarrollo de la industria de convenciones japonesa, seguido de un almuerzo de bienvenida en un restaurante chino donde tuve la primera oportunidad de transmitir un mensaje vegetariano a un grupo de oficiales de la Organización Nacional de Turismo del Japón. Más tarde, de vuelta al hotel, me reuní con Atsuko Sato, Presidente de FAN (Free Animals Network, Red de Animales Libres) y Yasuyo Ito, un colaborador del pasaporte vegano, quienes me informaron sobre sus actividades y campañas en defensa de los animales, así como también con Fusako Nogami y Mieko Stadelmann de ALIVE (All Life in a Viable Environment, Toda la Vida en un Entorno Viable) un grupo en campaña contra la vivisección y todas las demás formas de explotacion animal. Ambas organizaciones han solicitado la inscripción en IVU.

Un cóctel y una recepción en el lujoso hotel Intercontinental Tokyo Bay me ofrecieron la excelente oportunidad de contemplar la espléndida vista del Rainbow Bridge (Puente del Arco Iris) y las Islas de la Bahía. Mientras disfrutaba de una ensalada verde, y viendo a los cocineros trinchar y servir pedazos de pollo al horno, reflexioné sobre la relación entre el consumo de productos de matadero y los distorsionados mitos y divisiones que nos impiden distinguir y adoptar los alimentos estéticamente agradables y las ideas que son un eslabón esencial hacia la salud y las olvidadas tradiciones antiguas basadas en la reverencia universal por toda la vida.

El camino al Aeropuerto de Haneda temprano por la mañana me ofreció un aspecto menos nostálgico del brumoso horizonte metropolitano del otro lado de la bahía desde el Rainbow Bridge. El atestado vuelo de una hora a bordo de un 747 hasta el moderno aeropuerto de Osaka Kansai — un aeropuerto en una isla unida por un sólo puente — me permitió observar a vista de pájaro la intrincada línea costera y me dio un sentido de la gran influencia histórica del mar en la vida de los japoneses.

En Osaka, caminé alrededor de los fosos internos y externos de la Ciudadela del Parque del Castillo con mi guía Shigeo Ostuji del Departamento de Convenciones de Osaka, quien pacientemente me mostró el singular y hermosamente restaurado castillo y museo de Osaka — que data del año 1583 — cuyo pasado turbulento refleja el impacto de la contienda civil y las guerras en la historia del país. El mirador del castillo ofrece una vista panorámica completa del horizonte de la ciudad con los ríos Hirano y Neya en primer plano.

Japan map

También visité dos posibles lugares para celebrar el Congreso Mundial Vegetariano: el céntrico Cosmo Square International Education and Training Centre (Centro Internacional de Educación y Adiestramiento) y las instalaciones del Osaka Sun Palace, hotel y salones de conferencia, ubicados en el Parque Conmemorativo de la Expo ‘70 — donde se llevó a cabo la Exhibición Mundial de Japón en 1970 — un enorme parque natural de 99 hectáreas que ofrece una amplia gama de instalaciones deportivas, culturales y de entretenimiento. Expoland, dentro y alrededor de los Jardines Naturales y Culturales, es un oasis verde donde se invita a los visitantes a vivir y observar la naturaleza donde los pabellones futuristas alguna vez estuvieron junto a los Jardines Japoneses, un paseo de descubrimiento botánico histórico a lo largo de un arroyo y estanques que muestran la transformacion de los estilos de jardinería desde el siglo VIII hasta el presente. Las plantas y árboles iluminados con faros mostraban los matices ocultos formados por puñados de hojas rojas y amarillas que desafían el negro de la noche y cualquier indiferencia humana hacia la espléndida hermosura de la naturaleza.

Alimento contra Superstición Culinaria

jpvs
Después, nos reunimos con Mitsuru Kakimoto, miembro del Consejo de IVU y presidente de la Japan Vegetarian Society (Sociedad Vegetariana Japonesa), los vicepresidentes Akinori Takai y Kazuhiro Matsuo más algunos otros miembros activos de la sociedad en una cena amistosa de bienvenida preparada por el chef vegetariano de la sección vegetariana del restaurante Bellevue en el New Osaka Hotel, cuyo “Menú Chino Super-vegetariano” contrasta drásticamente con el horroroso menú alternativo de platos cárnicos que proclaman las míticas propiedades medicinales y cualidades canibalísticas atribuidas supersticiosamente al consumo de tales horrores culinarios como garras soasadas de oso o partes de venado, como también otras criaturas de tierra y mar incluyendo vacas, patos, anguilas, ranas, gansos, palomas, cerdos, tiburones, y muchos más.

Antiguas Raíces Espirituales e Históricas

Al día siguiente subí a bordo del “tren bala” en la estación de Shin Osaka con mis anfitriones Kazuhiro Matsuo de la Sociedad Vegetariana y Takuya Sutani del Departamento de Convenciones de Osaka en un tour guiado de Kyoto y Nara, las dos Capitales Imperiales que han influenciado el curso de la historia de Japón desde 710 hasta 1868.

Kiyomizu-Dera temple
Kiyomizu-Dera temple
Llegamos a Kyoto en tan sólo 15 minutos con la línea rápida de Shinkansen a Tokyo. Después de proveerme de suficiente literatura en la oficina turística, un taxi nos dejó en una pintoresca calle llena de tentadoras tiendas de souvenirs, que nos conduce hasta la Montaña del Sonido de las Plumas para visitar el magnifico Kiyomizu-Dera o Templo de Agua Clara, un monumento herencia cultural del mundo, con vista a la ciudad y uno de los principales sitios históricos y lugares sagrados Budistas de Kyoto, cuyos antiguos encantos escaparon los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial.

Establecido en el año 778 por Enchin, el sacerdote Nara que conservó una imagen tallada en madera poseida por el espíritu de la compasión de Kannon Bosatsu, la Bodhistava de Misericordia y Compasión de once caras y mil brazos, que sigue siendo el principal foco de adoración.

En aquellos tiempos, el guerrero Sakanoue Tamuramaro llegó a la montaña para matar un ciervo, pensando que su sangre ayudaría a su esposa en la hora del parto de su hijo. Sin embargo, después de encontrarse con Enchin en la fuente de las aguas claras, Tamuramaro quedó perturbado al oir lo que le dijo sobre la crueldad de matar a los seres con vida y, lamentando la muerte de la vida que había tomado, dejó la montaña para hablarle a su esposa acerca de la virtud milagrosa de las aguas claras y las enseñanzas de Enchin, lo que lo llevó a construir un Santuario Budista y a que ambos se volvieran devotos adoradores de Kannon.

Todaiji Temple
Tras una breve pausa en un restaurante típico japonés donde servían u-dofu, una comida local muy popular que consiste en pedazos de tofu calentados en un recipiente con agua y algas marinas, nos dirigimos hacia la estación Kintetsu Kyoto siguiendo el río Kamo para tomar el tren a Nara, la Capital Imperial más antigua de Japón desde el año 710 hasta el 784, donde floreció el Budismo por primera vez bajo el fuerte patrocinio de sucesivos emperadores. Nara es la sede de muchos antiguos templos budistas y relicarios Shinto, como el templo Todaiji, cuyo vestíbulo principal, destruido por el fuego en 1180 y en 1567, constituye la estructura de madera más grande del mundo. El Buda actual fue consagrado en 1692 y el nuevo vestíbulo que custodia el impresionante Daibutsu o Gran Buda de 16.2 metros de altura realizado en bronce, originalmente fundido en el año 749, fue dedicado en 1709.
great buddha

El extenso parque Nara, que alberga lugares tan famosos como el templo Kofukuji, con la simbólica pagoda de cinco pisos, y el magnífico templo Todaiji, también es hogar de cientos de venados que vagan libres a lo ancho de sus 28 kilómetros de perímetro. Aunque los venados se pueden ver alimentándose de repollos, algunos te dan empujoncitos y tiran de tu ropa con los dientes, literalmente pidiendo galletas para venado que venden en puestos estratégicamente situados en las calles que ayudan a pagar su mantenimiento. deer

Caminar por los silenciosos parques y calles de Nara es como pasear por las páginas de su fascinante historia como cuna de la cultura, el arte y la artesanía japonesas, una experiencia absolutamente inolvidable.

De regreso en Osaka, nos reunimos con Mitsuru Kakimoto para cenar en el restaurante vegetariano Seed of Life (Semilla de la Vida), abierto y regentado por Ryoji Itoh y su esposa, motivados por la dieta poco saludable y muerte prematura por cáncer de su padre a la edad de 52 años. Más tarde, tras un intercambio de regalos, nos enfrascamos en una viva conversación mientras me deleitaba con la más abundante y despreocupada ensalada de toda mi estancia.

En mi último día completo me invitaron a un seminario organizado por la Sociedad Vegetariana y me aventuré por el metro preguntándome de repente qué había sucedido con el alfabeto europeo y por qué no nos habían enseñado a leer japonés. Después de alargar inicialmente el trayecto hasta mi destino a consecuencia de algunas direcciones erróneas, seguí mi instinto y logré alcanzar mi destino, tarde pero vindicado. El Dr Kakimoto me invitó a tomar la palabra ante un grupo de casi treinta personas, animé a todos a apoyar el vegetarianismo con determinación y entusiasmo, rechazando las dudas y el estigma de aislamiento generado por la ignorancia, el prejuicio y la avaricia, y a unirse a la Unión Vegetariana Internacional y a las sociedades e individuos vegetarianos de todo el mundo por medio de las páginas de Internet y los enlaces proporcionados por la IVU, en la exigencia de poner fin a la explotación injustificada y la muerte sin sentido de seres sensibles.

ichigo
Ichigo - Ichie /
Aúnque sólo sea una vez, encontrarse es algo maravilloso.
(dedicado por Akinori Takal, sumo sacerdote del templo Zen Zentokuji / Vicepresidente de la Sociedad Vegetariana Japonesa)
La salud y sanidad de las futuras generaciones dependerá de cuán efectivamente nos atrevamos a retar a los inconscientes proveedores de grasa animal y enfermedad humana, cuya influencia, con la moderna afluencia capitalista y la llegada de McDonalds con motivo de la exhibición de 1970, ha jugado un papel significativo en el descenso de los estándares alimenticios japoneses y del nivel de salud en general y de la esperanza de vida; particularmente afectando a los jóvenes y crédulos consumidores que, con la tendencia a favorecer la comida basura sobre la comida verdadera típica de su edad, parecen ser una fuente ilimitada de ganancias para las cadenas multinacionales de hamburguesas.

Estoy de verdad muy agradecido a mis anfitriones del Gabinete de Convenciones Japonés y de la Sociedad Vegetariana Japonesa por ayudarme a convertir mi primera visita al Japón en una profundamente memorable experiencia que espero nos lleve a un exitoso Congreso Mundial Vegetariano en Osaka en el nuevo milenio.

Francisco Martín, Secretario General Honorífico de IVU.

[Japanese Vegetarian Society (Sociedad Vegetariana Japonesa), Department of Environmental Science (Departamento de Ciencias Ambientales), Osaka Shin-Ai College, 2-7-30 Furuichi, Joto-ku, Osaka 536-8585, Japan (Japón)
Tel. +81-6-939-7391 Fax +81-6-931-0373
E-mail: jpvs@ivu.org Página Web: www.jpvs.org]


Toda contribución a IVU News será bienvenida. El material publicado no refleja necesariamente las opiniones del editor o la postura de la Unión Vegetariana Internacional.
Traducido por Karla Torres