Unión Vegetariana Internacional (IVU)
IVU logo

La Crueldad y Despilfarro
de Comer Carne

por John Couch, Society of Friends (Quakers) (Sociedad de Cuáqueros)
IVU News - Núm. 3 - 1998 - English

Cuáqueros y Vegetarianismo

Los cuáqueros afirmamos que Dios existe en cada persona. ¿Pero nos limitamos tan sólo a los seres humanos? ¿Qué sucede respecto al resto de criaturas que pueblan la Tierra? ¿Acaso no poseen también un valor intrínseco? ¿Por qué muchos cuáqueros consideran la carne animal como una necesidad? ¿Cómo podemos justificar el seguir apoyando la esclavitud, tortura y matanza de miles de millones de animales de granja?

book cover
Portada del libro "La Situación de los Animales en la Tradición Cristiana", de Andrew Linzey.

Nos enseñan desde la más tierna infancia que comer carne es una actividad humana perfectamente normal y natural. Pero, ¿es esto cierto? Si comparamos nuestra anatomía con la de los carnívoros, descubrimos varias diferencias significativas. Por ejemplo, mientras que los carnívoros son capaces de arreglárselas bien con las grandes cantidades de ácido úrico producidas en la digestión de la carne, nosotros no podemos hacerlo con lo cual produce el efecto de un veneno, dando origen a enfermedades tales como el reumatismo y la artritis.

Si comer carne fuese antinatural para la especie humana, sería lógico pensar que los vegetarianos como colectivo estuvieran más sanos que sus congéneres carnívoros, y de hecho así sucede. Diversos estudios científicos, sobre muestras representativas de ambos grupos, han demostrado esto de forma concluyente. Cálculos biliares, venas varicosas, úlceras gástricas y otras enfermedades “occidentales“, son mucho más comunes entre los carnívoros, mientras que los vegetarianos registran menor incidencia de enfermedades coronarias en un 30 por ciento.

No hay absolutamente ninguna duda de que comer carne no constituye un factor esencial en una dieta sana. Así pues, ¿cómo puede alguien justificar el uso de amplias zonas de valiosa tierra para la ganadería? Para producir una cantidad similar de alimento del mismo valor nutritivo, se necesita un área de terreno más de 10 veces mayor en la producción de carne que en el cultivo de vegetales.

children and animals

Los cuáqueros nos preocupamos por la desnutrición y el hambre que padecen en los países del mundo más pobres económicamente. Pues el hecho de comer carne es uno de los principales factores responsables de la perpetuación de esta situación. Una enorme cantidad de comida es importada por el Reino Unido para alimentar a nuestros animales de granja. Si todas las personas del mundo adoptaran una dieta vegetariana, se obtendría dos veces la cantidad de comida que se necesita para acabar con el hambre en el mundo. Los animales de granja consumen el 40 por ciento del total mundial de cereales.

Las prácticas ganaderas tradicionales no pueden satisfacer la gran demanda de carne. Los animales de granja son tratados como máquinas, cuya única razón de existir es servir como instrumento. La ganadería industrial se ha convertido en norma y provoca sufrimiento desmedido y violencia.

El pastoreo ha sido la causa de la erosión masiva del suelo en todo el mundo. Una de las principales causas de la destrucción de los bosques tropicales, con la incalculable pérdida de especies vegetales y animales únicas, es la construcción de inmensos ranchos de vacuno. Las cabras en países como Etiopía provocan la muerte de árboles a gran escala, al descortezarlos, con la consiguiente erosión del suelo. La ganadería requiere además enormes cantidades de agua. Esto tiende a reducir las reservas acuíferas en regiones donde ya han disminuido las lluvias a causa de la deforestación, causando más sequía y hambre.

Si deseamos comer carne, alguien debe sacrificar a los animales por nosotros. Una visita a un matadero moderno es una experiencia realmente terrible. Cualquiera que escoge trabajar allí de nuestra parte no puede evitar deshumanizarse hasta cierto punto como resultado. Los animales de granja no nos han hecho ningún daño. Nos ocupamos de ellos, les enseñamos a confiar en nosotros, y después por nuestro deseo del sabor de la carne les arrebatamos sus vidas.

John Woolman dijo “Afirmar que amamos a Dios sin verle y al mismo tiempo ejercer crueldad hacia la más diminuta criatura que se mueve por su vida o por la vida derivada de él es una contradicción en sí misma”. No hay un gran escalón desde justificar la totalmente innecesaria matanza de simples criaturas sensibles hasta condonar el asesinato de seres humanos. Ya tenemos sangre en nuestras manos. De hecho matar animales para comer podría calificarse como la forma más primitiva de violencia humana. Como dijo Albert Schweitzer, “Mientras el círculo de su compasión no abarque a todos los seres vivos, el hombre no hallará la paz por sí mismo.

Los cuáqueros poseen una larga tradición de participación en el alivio del sufrimiento humano y su interés por el bienestar animal. ¿Sentimos verdaderamente la esencia divina en nosotros si nos negamos a extender esa compasión al resto de formas de vida animal con las que compartimos el planeta? ¿Es correcto entender el Testimonio de Paz desde un punto de vista puramente antropocéntrico?

No tengo ninguna duda,” dijo Thoreau, “de que forma parte del destino de la raza humana el hecho de dejar de comer animales
— un sentimiento expresado por muchos grandes hombres de paz, incluyendo a Tolstoy y Gandhi. ¿Qué opina la Sociedad de Cuáqueros respecto a este importante asunto?

Quaker Concern for Animals (Interés Cuáquero por los Animales), 10 Whitefield Court, Mayland Green, Essex CM3 6BN, UK (Reino Unido).
Friend’s Vegetarian Society (Asociación Vegetariana Cuáquera), 9 Astons Close, Woods Lane, Amblecote, Nr. Stourbridge, West Midlands DY5 2QT, UK (Reino Unido).

  • opiniones de otras Religiones - del Indice de Artículos


Toda contribución a IVU News será bienvenida. El material publicado no refleja necesariamente las opiniones del editor o la postura de la Unión Vegetariana Internacional.