Unión Vegetariana Internacional (IVU)
IVU logo

 

Dieta Para El Segundo Milenio
por Hans Diehl, Dr HSc, MPH, CNS

from EVU News, Issue 3 /1997

hans diehl
Dr. Hans Diehl-Los esfuerzos pioneros del Doctor Diehl con Nathan Pritikin y el Doctor Denis Burkitt han demostrado que muchas de las enfermedades corrientes se pueden aniquilar por un cambio de dieta. Una de las autoridades destacadas de los EE.UU es autor de gran éxito, investigador y orador estimulante.

Los vegetarianos siguen apareciendo por todas partes. En Inglaterra, por ejemplo, actualmente hay 28.000 personas que se convierten al vegetarianismo cada semana, preocupadas por la enferme dad de las vacas locas y su relación devastadora con la enfermedad de Creutzfeld-Jacob en los humanos. En los EE.UU. un sondeo reciente estima que hay unos 14 millones de vegetarianos. Esta cifra es el doble que hace 10 años. Este mismo grupo, a quienes solo hace 20 años les caracterizaban como fanáticos o hippis tardios, como parte de una contra-cultura, han llegado a estar de moda hoy en día. Ya sean jefe executivo, abogado, campeón de tenis, o ama de casa, los vegetarianos son respetados por todas partes. Se ve el vegetarianismo como algo inteligente, saludable, cariñoso, y se lo considera como la opción más responsable.

Hace milenios que los humanos subsisten con una dieta basada en plantas. De hecho, la mayoría de la gente del mundo comen de esta manera u otra semejante y se encuentran bien. Aunque los filósofos de la antigüedad griega y romana favorecían una dieta carente de carne mayormente por razones religiosas y morales, mucha gente -específicamente en los países del Tercer Mundo- todavía siguen una dieta sin carne porque no tienen alternativas. Es demasiado ineficaz y caro que produzcan alimentos perfectamente comestibles, como cereales y legumbres, y que se los den a los animales para ingerir su carne a cambio.

Regímenes Sin Carne-- Por Qué?

Hace milenios que los humanos subsisten con una dieta basada en plantas. De hecho, la mayoría de la gente del mundo comen de esta manera u otra semejante y se encuentran bien. Aunque los filósofos de la antigüedad griega y romana favorecían una dieta carente de carne mayormente por razones religiosas y morales, mucha gente -específicamente en los países del Tercer Mundo- todavía siguen una dieta sin carne porque no tienen alternativas. Es demasiado ineficaz y caro que produzcan alimentos perfectamente comestibles, como cereales y legumbres, y que se los den a los animales para ingerir su carne a cambio.
  1. Quieren gozar de salud y una duración de vida óptima y quieren sentirse bien.
  2. Respetan a los animales. Esta gente no quiere convertir los estómagos en cementerios para cadáveres.
  3. Piensan que un estilo de vida vegetariano suaviza el impacto sobre el medio ambiente.
Éstas son las razones más prevalentes: la salud, el respeto por los animales, y la ecología.

Dónde se encuentran los vegetarianos de hoy? Se encuentran uniformemente por todas partes de la cultura de América del Norte, desde el presidente de una compañía enorme hasta un cajero en la tienda de dietética. Aunque en general hay un número mayor de mujeres que de hombres vegetarianos, la opción no depende de la educación, estado social, ni sueldo. Es un fenómeno uniforme.

Asuntos de Salud

Los americanos se dan cuenta cada vez más de que no es natural morir de enfermedades cardiacas, cáncer, infartos, diabetes, cirrosis hepática, SIDA, y enfermedades renales; y no obstante éstas son las enfermedades que afligen la cultura occidental.

Enfermedades Facultativas

Estas enfermedades se relacionan directamente con las preferencias de estilo de vida -lo que se come, lo que se bebe, lo que se fuma, y cómo nos comportamos con los otros. Se ha creído durante muchos años que con bastante dinero, investigación, recursos, y tiempo los científicos podrían encontrar curaciones para cualquier aflicción humana. Pero hemos juzgado mal las limitaciones de esta actitud de alta tecnología para resolver nuestras maldades dietéticas. En cambio, hemos descubierto que las enfermedades son resultado de nuestro modo de vivir. Se relacionan con la "buena vida". No necesitamos la buena vida porque nos está matando. En vez de esto queremos la mejor vida aunque no sepamos que la mejor vida es una más sencilla. ¿Cuál es el resultado de la buena vida? El 70% de las muertes se deben a enfermedades cardiovasculares y cánceres.

Controlando los Síntomas

Pero no vivimos una vida más larga que hace 100 años? ¿Y no es ésta la razón por la que tenemos tantas enfermedades crónicas como el cáncer? No necesariamente. Claro, se sabe que un bebé de hoy puede esperar vivir 30 años más que uno nacido hace 90 o 100 años. Pero las estadísticas se basan en las cifras de mortalidad en neonatos, dramáticamente reducidas. Y estos desarrollos se deben a los adelantos en sanidad pública y no a los descubrimientos médicos y biotecnológicos. Aunque un niño de hoy viva hasta 30 años más, desafortunadamente, un hombre americano de 65 años puede tener sólo 5 años más de vida que su contraparte de hace cien años (véase la gráfica abajo). ¡Es todo! Pero unos tienen la impresión errónea que vivimos todos 30 años más. Pero después de ajustar las cifras teniendo en cuenta las medidas de mortalidad infantil, nos damos cuenta de que el promedio de tiempo extra sólo es de 5 años.

La Esperanza de Vida en los EE.UU.

La Esperanza de Vida en los EE.UU.
Life Expectancy
19002000
al nacer 49 años 76 años
a la edad de 65 11 años 16 años
Mortalidad Infantil
1900 2000
medidas por 1000
nacimientos vivos
135 9
La esperanza de vida de hoy se debe a la disminución de las cifras de mortalidad infantil como resultado de la higiene y la salud pública mejorada

 

Piénselo: hace un siglo, teníamos un sistema médico muy rudimentario, y hoy, tenemos el sistema más sofisticado, más fino, y más caro del mundo. Y sin embargo, con todas estas ventajas médicas un hombre sólo gana 5 años, y muchas veces unos de ésos se pasan en condiciones de cuidados especiales, lo que resulta en una calidad de vida disminuída.

Lo que tenemos que reconocer es que en el mundo de hoy nuestra salud no depende mucho de la inteligencia de los médicos, de su entrenamiento, ni del tamaño ni sofisticación de los hospitales. En cambio, se estima que el 70% de las enfermedades se relacionan con las preferencias de nuestro modo de vida. Podemos determinar nuestra salud por la mayor parte de lo que escogemos comer, beber, y fumar.

Lecciones de la Segunda Guerra Mundial

Una de las ilustraciones más dramáticas viene de la Segunda Guerra Mundial.

No sólo fue una época de confrontaciones intensivas entre diferentes sistemas filosóficos; fue también de descubrimientos muy sorprendentes. Mientras progresaba la Guerra, los científicos observaban que a pesar de la tensión y la ansiedad increíbles de la guerra, las cifras de las enfermedades mortales llamadas "occidentales" bajaron en muchos de los países europeos. Las medidas de diabetes bajaron, así como las del cáncer y de las enfermedades cardiacas. Desaparecieron los cálculos biliares. Y sin embargo, en América del Norte las medidas de esas enfermedades continuaron creciendo. ¿Por qué esta diferencia? Cuando los científicos empezaron a analizar los datos, no pudieron hacer más que darse cuenta de que los países europeos tuvieron que adoptar un modo de vida dietética más austero y más sencillo a causa de la Guerra. Ya no podían comprar alimentos refinados como galletas, dulces, y pasteles y postres. No podían permitirse el pollo y el bistec -empezaron a ser muy escasos y difíciles de obtener.

Pero no fue así en América del Norte. Nuestro objetivo fue "un pollo en cada olla". Tuvimos éxito y pagamos el precio. El comienzo de la Guerra creó uno de los estudios epidemiológicos más extensos del mundo. Nos demostró que las enfermedades tales como el infarto, el cáncer, la diabetes, las apoplejías, los cálculos biliares y enfermedades renales aparentemente se relacionaron con nuestra dieta, y especialmente con nuestra abundancia dietética. Aunque desaparecieron en Europa, florecieron en América del Norte.

Pero las ventajas de salud de los europeos no duraron. Unos 10 o 15 años después de la Guerra, el modo de vida europeo empezó a cambiar de nuevo: la dieta se hizo más rica, el fumar fue más común, disminuyeron el ejercicio; la buena vida vino a Europa y con ella regresaron las enfermedades, con el resultado de que las cifras de muerte y de enfermedades en Europa hoy en día igualan las de América del Norte.

La Hipertensión

Aquí, los vegetarianos tienen presiones sanguíneas más bajas que las de los omnívoros. La hipertensión es otra enfermedad que se relaciona directamente con nuestra rica dieta occidental. Es casi epidémica en América del Norte. Hasta la edad de 65 años, la probabilidad de tener una presión sanguínea elevada es del 70%. En cambio, en la mayoría de las sociedades en el resto del mundo, la presión sanguínea no aumenta a medida que la gente envejece. Mientras una alta ingestión de sal y un contenido de potasio más bajo se han demostrado sospechosos en la presión sanguínea elevada en la sociedad occidental, también es verdad que los omnívoros tienen hipertensión más frecuentemente que los vegetarianos. Algunos estudios sugieren que los omnívoros muestran diez veces más probabilidad de tener problemas de presión alta que los vegetarianos. Los que siguen un estricto modo de vida vegetariano tienen presiones sanguíneas menos elevadas que los semi-vegetarianos que consumen carne menos de una vez la semana. Una vez más, las ventajas de progresar hacia un modo de vida vegetariano o vegano son evidentes.

La Diabetes

La diabetes casi no existe en otros países del mundo. En América del Norte, en cambio, la incidencia aumenta a una velocidad espantosa. Desde la Segunda Guerra Mundial, los promedios del tipo 2 de diabetes para los americanos desde la edad de 45 hasta 54 han aumentado en más del 700%. Aunque este tipo de diabetes se asocia normalmente con la obesidad, tiene más que ver con el contenido de grasas en la dieta que con la cantidad de azúcar que se consume. Estos descubrimientos no son nuevos. Hace 80 años que se sabe esto. Desafortunadamente, no han merecido mucha atención clínica. Pero con una dieta vegetariana y baja en grasas, más del 50% de estos diabéticos pueden dejar atrás su insulina después de 4 semanas, y el 85% de éstos pueden despedirse de sus píldoras.

El conocido Estudio de Salud Adventista, realizado en la Universidad de Loma Linda, confirmó estas observaciones. Encontraron que los vegetarianos estaban protegidos de la diabetes en contraste con los consumidores habituales de carne. Realmente, el riesgo de desarrollar diabetes era casi cuatro veces mayor para los consumidores de carne en comparación con los vegetarianos. ¡Y estos vegetarianos no eran ni siquiera vegetarianos con bajo consumo de grasas!

Puesto que la diabetes acelera la arteriosclerosis y por tanto las complicaciones vasculares (enfermedades cardíacas, impotencia, problemas renales, ceguera e infartos), es aun más importante que los diabéticos sigan un modo de vida sensato. De esa manera se reduce el nivel del colesterol y se facilita el peso corporal ideal. La dieta óptima para los diabéticos sería una baja en grasas saturadas y alta en fibra. Incluiría muchos alimentos que contengan mucho almidón, tales como los cereales, los frijoles y legumbres, las patatas y las verduras, y algunas frutas frescas.

La Obesidad

cartoon La receta mágica para perder peso es: come más, pero más de lo saludable. Hay muchas calorías en los alimentos refinad

Alimentos de Alta Tecnología

La mayoría de los alimentos basados en vegetales no contienen muchas calorías porque normalmente son muy bajos en grasas y azúcares. No obstante, la tecnología moderna de la alimentación hace posible que se quiten químicamente esas grasas y que se las convierta en aceites y edulcorantes. ¿Sabía Ud. que se requieren 14 mazorcas para producir sólo una cucharada de aceite de maíz? ¿Y se necesitan 7 libras de remolachas azucareras para extraer una libra de azúcar "puro"? Al añadir estas calorías concentradas a nuestros regímenes, aumenta mucho la densidad calórica de nuestra dieta.

Estos son algunos ejemplos:

  • una patata de 7 onzas con sus 100 calorías convertida en patatas fritas luego tiene 1.000 calorías. Qué sucedió?
  • convertir una manzana saludable de 75 calorías en un pedacito de torta de manzana a la moda y ahora tiene 500 calorías.
  • un plátano de 100 calorías, añádale nueces, helado y alguna cubierta especial, y ¡habrás creado un desastre nutricional de 1000 calorías!
  • Y una barra de chocolate con 500 calorías, ¡puede comerla en menos de 2 minutos!
Para contrastar, si se consume 500 calorías de frutas, se necesitarán un plátano, una naranja, una manzana, una pera, un racimo de uvas, un albaricoque y media papaya. ¿Podría Ud. consumir todo esto en sólo 2 minutos? Y le satisfarían estas 500 calorías?

El punto es: los alimentos naturales, tales como los cereales, los panes, los frijoles, las verduras y frutas enteras, tienen mucho volumen pero contienen pocas calorías a causa de su contenido alto de fibra y de agua. Tales alimentos llenan el estómago, engrandecen su cartera y facilitan la reducción de peso.

En cambio, la mayoría de los alimentos tecnológicamente alterados son "bombas calóricas": como la dinamita, su volumen es pequeño, pero su total de calorías es devastador. La tecnología normalmente concentra las calorías pero diluye la densidad nutritiva.

Productos Animales

Hay que tener en cuenta el peligro del queso y de las carnes. Tienen muchas calorías. Después de todo, el bistec y el queso contienen el 70% de grasas saturadas. Es necesario evitar ese modo de vida. Al contrario, si Ud. cambia de dieta hacia los alimentos bajos en grasa y altos en fibra, va a poder comer más y todavía perderá 1-2 libras de peso cada semana sin esfuerzo alguno.

Enfermedades Gastrointestinales

Los cálculos biliares

Y qué hay de los cálculos renales y biliares y las enfermedades renales? También se relacionan con la dieta. Esas enfermedades son raras en la gente que sigue una dieta vegetariana. Puesto que el 90%-96% de los cálculos biliares se hacen de colesterol, no es difícil comprender que una dieta llena de comidas grasientas puede ser una clave en la formación de los cálculos biliares. Comparados con los vegetarianos, los omnívoros tienen el doble de riesgo de tener cálculos biliares

Estos cuerpos fibrosos, actuándo como esponjas, llenan mejor los intestinos y estimulan los movimientos peristálticos. En vez de quedarse durante días en los intestinos en masas compactas, como lo hacen los alimentos carentes de fibra, estas masas esponjosas se mueven mucho más rápidamente y se evacúan sin mucho esfuerzo. Las dietas vegetarianas que son altas en fibra y bajas en azúcares y grasas, también promueven la propagación de las bacterias "beneficiosas" en el colon. Éstas ayudan a crear evacuaciones más grandes. Esto, a su vez, engrandece el diametro del colon, lo que facilita la evacuación del contenido intestinal.

La Enfermedad Diverticular

Esta enfermedad se caracteriza por unos sacos en el intestino grueso. Cuando estos sacos se infectan, resultan en diverticulitis, una enfermedad muy dolorosa. En otra época muy rara, esta enfermedad aflige a más del 60% de los americanos mayores de 60 años. Típicamente, sólo se encuentra esta enfermedad en los países con dietas carentes de fibra, tales como la americana, que contiene unos meros 10-15 gramos de fibra. En cambio, la mayoría de los países en vías de desarrollo consumen 40-50 gramos de fibra diariamente, y la enfermedad diverticular y el estreñimiento casi no existen. La fibra dietética, especialmente la fibra insoluble que se encuentra en los cereales y panes absorbe y retiene el agua.

Estos cuerpos fibrosos, actuándo como esponjas, llenan mejor los intestinos y estimulan los movimientos peristálticos. En vez de quedarse durante días en los intestinos en masas compactas, como lo hacen los alimentos carentes de fibra, estas masas esponjosas se mueven mucho más rápidamente y se evacúan sin mucho esfuerzo. Las dietas vegetarianas que son altas en fibra y bajas en azúcares y grasas, también promueven la propagación de las bacterias "beneficiosas" en el colon. Éstas ayudan a crear evacuaciones más grandes. Esto, a su vez, engrandece el diametro del colon, lo que facilita la evacuación del contenido intestinal.

Contrariamente, unos estudios con dietas diferentes han mostrado que las dietas altas en carnes y queso aumentan el riesgo de la enfermedad diverticular en tres veces. A pesar de no tener ninguna fibra, la carne también parece influenciar a ciertas bacterias en el colon a que produzcan toxinas que debilitan las paredes del colon y promueven la formación de divertículos. El Estreñimiento

Los datos prueban que América es una nación estreñida. Aún poco común en las culturas orientales, se estima que 100 millones de personas en los EE.UU. están estreñidos. Más de 1.000 laxantes sin receta se venden para aliviar los problemas del estreñimiento, aunque su seguridad y utilidad a largo plazo son cuestionables, si no nocivos.

Tal dieta no debe sólo prevenir las enfermedades occidentales, sino que también debe ser terapeútica y dar marcha atrás a aquéllas.

Una Sola Dieta Básica

Los estudios que tratan la nutrición terapéutica han demostrado claramente un principio dietético unitario con respeto a las enfermedades mortales occidentales: no hay una dieta especial para el tratamiento de las enfermedades cardíacas, otra para la obesidad, otra para la diabetes y todavía otra para la hipertensión. En cambio, hay una Dieta Optima. Tal dieta consiste en una variedad amplia de comidas, libremente consumidas, sencillamente preparadas con un uso moderado de grasas y aceites, azúcares y sales, y casi carente de alimentos refinados y procesados. Si se consumieran productos animales, deberían servir sólo como condimentos.

Tal dieta natural sería muy baja en grasas (que no exceden el 15%), azúcar, y sal y no contendría ningún colesterol. Al mismo tiempo, esa dieta promovería el consumo liberal de alimentos no procesados con mucho almidón, que también son altos en fibra. Es este tipo de dieta vegetariana la que no sólo prevendrá las enfermedades occidentales, sino que también ayudará a erradicarlas, así como restaurar una calidad mejor de vida.

Contact:


Hans Diehl
Lifestyle Medicine Institute
P.O. Box 474
Loma Linda
CA 92354-0474.
Phone: +1 909-796-7676
Fax: +1 909-799-9799