Unión Vegetariana Internacional (IVU)
IVU logo
La "dieta del grupo sanguíneo"
- ¿realidad o ficción?

de Toronto Vegetarian Association

por Michael Klaper, M.D.

La teoría de la "dieta del grupo sanguíneo" ha conseguido una amplia atención pública desde la publicación de Eat Right For Your Type ("ERFYT", Come Según tu Grupo) de Peter J. D'Adamo, N.D. La premisa básica del libro es que el grupo O es el dominante, tipo cazador, geneticamente inclinado a comer carne, mientras que los del grupo A son vegetarianos dóciles, y los del grupo B son omnívoros consumidores de lácteos. Sin embargo, esta teoría y el libro que la promueve, presenta muchos problemas científicos y nutricionales que han despertado el interés de numerosos científicos y profesionales de la salud.

Por ejemplo, el autor D'Adamo afirma que, "...ciertas judías y legumbres, especialmente lentejas y frijoles, contienen lectinas que se depositan en los tejidos musculares, haciéndolos más alcalinos y menos cargados para la actividad física". (p.53) Esto constituye una afirmación científica bastante seria, y una idea alarmante si tu sangre es del grupo O. Afirmaciones inquietantes como ésta deberían estar respaldadas por sólidas evidencias científicas - completas con referencias "a pie de página" - que ERFYT repetidamente omite.

Para empezar a convencerme de los efectos adversos de las lectinas, D'Adamo tendría que publicar fotografías, tomadas al microscopio, de fibras musculares tomadas de personas del grupo O, grupo A, grupo B y grupo AB tras haber consumido frijoles y/o lentejas. (La toma de muestras de fibras musculares, tejido adiposo, etc., es una técnica común, fiable y virtualmente indolora, conocida como biopsia con "aguja flaca", y la realizan rutinariamente sobre voluntarios pagados los investigadores en nutrición, fisiología del ejercicio, farmacología, envejecimiento y otras ciencias). Las fotografías de tejidos deberían mostrar claramente los depósitos de lectinas en los músculos de personas del grupo sanguíneo O - y no en las muestras musculares de las personas del grupo A. ERFYT no presenta fotos ni corrobora estudios que apoyen sus especulaciones, lo cual para mí, limita severamente la credibilidad de este libro.

Para mí lo que realmente sitúa la teoría del "grupo sanguíneo" más allá de los límites de la credibilidad es su afirmación de que las proteínas de lectina de algunos alimentos provocan la aglutinación en la sangre en personas de ciertos grupos sanguíneos que no están "genéticamente/evolutivamente adaptados" a comer dichos alimentos. La aglutinación es un fenómeno muy serio, y potencialmente nefasto, en el que los glóbulos rojos del flujo sanguíneo se apelotonan, formando cuajos irreversibles.

¿Qué hay de malo en tener pequeños cuajos de glóbulos rojos navegando por la corriente sanguínea? Los glóbulos rojos llevan oxígeno a las células de tejidos vitales como el cerebro, el corazón y los riñones. Para cumplir esta misión, los glóbulos rojos deber fluir a través de capilares tan estrechos que deben alinearse en una única fila. Si los glóbulos están aglutinándose por las lectinas o cualquier otra cosa, los cuajos de glóbulos rojos obstruirán los capilares y bloquearán el flujo sanguíneo. Así, la corriente sanguínea se verá impedida de repartir su carga vital de oxígeno a los tejidos alimentados por aquellos capilares. Las células privadas de oxígeno resultan dañadas, y finalmente mueren. Puesto que mucha gente no conoce su grupo sanguíneo, es razonable suponer que muchos de nosotros regularmente consumimos "alimentos erróneos" para nuestro grupo sanguíneo (p.ej., trigo para el grupo O, carne para el grupo A, etc.). Así pues, según la teoría de D'Adamo, todo el mundo experimenta repetidas descargas de glóbulos aglutinados en su flujo sanguíneo, día tras día, mes tras mes, año tras año. Si las fibras capilares de tu corazón, pulmones, riñones, cerebro, ojos y otros órganos esenciales están sujetos a repetidos aluviones de glóbulos rojos aglutinados, empezarán finalmente a obstruirse, resultando en daños en los tejidos. El cerebro, el corazón, los pulmones, los riñones y las suprarenales pronto estarían irreparablemente dañados, lo cual podría resultar fatal para millones de personas.

Los patólogos y otros científicos médicos estarían muy familiarizados con un síndrome de fallo orgánico debido a micro-infartos (muerte celular) inducidos por lectinas. La existencia y complejidades de una enfermedad tan extendida serían tan bien conocidas como lo es la aterosclerosis. Sin embargo, no conozco ninguna descripción en la literatura patológica y ningún patólogo que yo sepa ha mencionado jamás esto como causa de enfermedad alguna en los humanos.

Cuando leo una afirmación generalizada, como "los individuos del grupo O no toleran en absoluto los productos de trigo integral" (p.63), debo preguntarme qué quiere decir con 'en absoluto'. ¿Es que los del grupo O comen una galleta integral y caen al suelo apretándose el abdomen y vomitando? O incluso peor, ¿sufren daños cerebrales inmediatos debido a la obstrucción de las células sanguíneas? ¿Cuánto trigo pueden comer los del grupo O antes de que su sangre se obstruya? ¿Un bollo de hamburguesa? ¿Un tallarín?

No niego que mucha gente experimenta problemas cuando comen trigo. Sin embargo, opino que suceden por tener una verdadera alergia al trigo, intolerancia al gluten, u otro mecanismo verificable. Como D'Adamo, admito que el trigo puede ser un alimento problemático para personas con colitis, y a menudo recomiendo eliminarlo de la dieta. Las lectinas puede que jueguen un papel en el proceso inflamatorio en algunas personas. Sin embargo, para convencerme de que el grupo sanguíneo es el factor clave determinante en el enlace dieta-colitis, ERFYT tendría que presentar evidencias sólidas de que la disfunción del colon inducida por el trigo es una condición peculiar (o significativamente más común) en personas del grupo O. Sin embargo, el texto de ERFYT está extrañamente desprovisto de citas científicas, y en consecuencia, no encuentro prueba convincente de la conexión lectina-colitis en este libro.

Una afirmación que me crea gran preocupación en cuanto a la seguridad de los consejos dietéticos de ERFYT aparece en la página 37. A pesar del extendido conocimiento de que muchos no caucásicos no toleran los productos lácteos, el libro recomienda que "los de grupo B descendientes de asiáticos puede que necesiten incorporarlos (productos lácteos) más lentamente en sus dietas mientras ajustan sus sistemas a ellos". Me temo que las consecuencias de esto para muchos lectores con deficiencia en lactasa serán severos ataques de calambres abdominales, diarreas, y posiblemente condiciones más serias, como la colitis.

Otra afirmación problemática de ERFYT es, "Esta condición, llamada hipotiroidismo, sucede debido a que los del grupo O tienden a no producir suficiente yodo" (p.53). La realidad es que el cuerpo no "produce" el yodo, sino que lo obtenemos ingiriendo alimentos que lo contienen. Preocupar a decenas de millones de lectores del grupo O de que "puede que no estén produciendo suficiente yodo" (lo cual nadie hace) y de que por tanto corren riesgo de hipotiroidismo, es infundado e innecesariamente preocupante. (Se debería animar a la gente a comer suficientes alimentos con contenido en yodo, especialmente si son vegetarianos o veganos).

Todos tenemos necesidades nutricionales diferentes, y personas distintas están adaptadas a distintos tipos y cantidades de comida. Sin embargo, no creo que estas diferencias estén significativamente determinadas por el grupo sanguíneo. Ciertamente no he encontrado ninguna investigación o evidencia científica en ERFYT que me demuestre lo contrario. Mis sugerencias (admito que simplificadas excesivamente) para una nutrición óptima son: poner atención a lo que tu cuerpo te dice, y enfocar tu dieta sobre alimentos frescos e integrales - cultivados tan biológicamente como sea posible, y servidos con grandes raciones de amor y risas.

Michael Klaper, M.D. es el productor del video ‘Diet for all Reasons’ (Dieta para todas las Razones), y el libro ‘Vegan Nutrition: Pure & Simple’ (Nutrición Vegana: Pura y Sencilla), ambos disponibles en TVA para venta o préstamo.