Unión Vegetariana Internacional (IVU)
IVU logo
Chocolate, ¿Es realmente un alimento del Demonio?
de Toronto Vegetarian Association

Durante años, el chocolate ha tenido la reputación de ser una “indulgencia culpable” – algo con un distintivo y tentador sabor, al cual individuos conscientes de su salud resisten.

El chocolate es visto como un ingrediente nocivo por varias razones. Usualmente está asociado con grasas y azúcar refinado. También contiene cafeína y ha sido culpado de contribuir a una variedad de problemas: desde acné hasta enfermedad del corazón y desde cólicos hasta obesidad.

Mucha de la mala reputación del chocolate es desmerecida. Por ejemplo, la unión entre chocolate y desórdenes tales como la obesidad y enfermedades del corazón, no es culpa del chocolate en sí mismo sino de las grasas saturadas, mantequilla de alto colesterol y la crema que es usada en los dulces de chocolate y mercaderías horneadas.

Otra importante preocupación nutricional con el chocolate es su contenido en cafeína.

La cafeína es un poderoso estimulante que puede provocar insomnio, irritabilidad y algunas veces ataques de ansiedad.

Sin embargo, el chocolate y el cacao contienen sólo una pequeña cantidad de cafeína. Por ejemplo una taza de café contiene entre 5 a 10 veces más cafeína que una taza de cacao. Una persona tendría que consumir 40 tazas de chocolate caliente al día para correr cualquier riesgo médico real.

Sorprendentemente, el cacao ha sido efectivamente utilizado como una hierba medicinal durante siglos. Centroamericanos han utilizado cacao para tratar fiebres, tos y molestias asociadas al embarazo.

También existe evidencia de que el cacao puede ser una ayuda digestiva que incrementa el flujo de sangre al corazón y puede ayudar a cualquiera con congestión al pecho a respirar mejor.

Una cosa que no está en disputa es el único y apetecible sabor que tiene el chocolate. Realmente no hay nada como eso.

Abundance, California Vegetarian Association, Sept/Oct 1994