Unión Vegetariana Internacional (IVU)
IVU logo
Sencillamente Germinados
de Toronto Vegetarian Association

por Eva Cabaca

Desempolva los viejos tarros de conserva, compra una pequeña estopilla o gasa, y puedes empezar a cultivar tu propio jardín justo encima del banco de tu cocina.

Por lo que se refiere a las semillas, la regla fundamental es que cuanto más pequeñas y ligeras sean las semillas más rápidas y fiables son (sí, existe el riesgo de que se forme moho). Prueba toda clase de granos, lentejas, pequeñas judías, semillas (girasol, alfalfa, fenogreco). Todas ellas deben estar en el máximo estado natural, con cáscara, pero no refinadas o rotas.

Pon las semillas a remojo durante un día, escúrrelas y ponlas en un tarro (1-3 L.), llenando aproximadamente una quinta parte del recipiente. Cubre la boca del tarro con la gasa y una goma elástica e inclínalo suavemente para permitir que las semillas se adhieran a los lados del frasco, sitúalo sobre un ángulo en un cuenco poco profundo para permitir que se escurra y espera que empiece la función. Durante otros 3 a 5 días tu papel será el de cuidador ya que tu jardín en miniatura necesitará un baño de agua de grifo una o dos veces al día para proporcionarle humedad y evitar la formación de mohos. A cambio, tus germinados se desarrollarán hasta los cielos y te permitirán confeccionar una sabrosa y saludable ensalada tan sólo añadiendo aceite de oliva y Tamari o adornando los ingredientes de tu ensalada habitual.

Para entusiastas más serios, aquí hay otra alternativa:

Pan de Germinados

(Similar al pan Manna de las tiendas de dietética)

  • Germinados 2-5 tazas - trigo, kamut, centeno, cebada pelada o lentejas (para varias barras/bollos)
  • Especias, nueces, fruta seca (opcional)
  • Los ingredientes usuales para la masa de pan

Germina tu combinación favorita del modo descrito arriba. Esto requiere entre 2 - 4 días según la textura deseada.

Para realizar el siguiente paso, tú o tu vecino debéis poseer un electrodoméstico de cocina adecuado para moler: el Champion Juicer, un procesador de alimentos de calidad, una licuadora eléctrica de hierba de trigo o una picadora de carne fuerte. A la hora de moler, los germinados deben estar bien escurridos y sólo un poco húmedos (enjuagar 4-5 horas antes).

Los siguientes pasos resultarán familiares para todos los panaderos - amasar (opcional), condimentar (con especias, nueces, fruta seca) y dar forma. Si la mezcla parece demasiado blanda añade un poco de harina de avena recién molida.

Hornear o "secar" las barras a una muy baja temperatura de 200-250F durante 2 o 3 horas - queremos conservar lo mejor de la materia viva. No los hagas más gruesos de 1-1/2 pulgadas. Para evitar que se peguen, espolvorea la bandeja con semillas o harina de maíz. Disfrútalos y emplea sabiamente la energía de tus germinados.