Unión Vegetariana Internacional (IVU)
IVU logo
Evitando la trampa de los alimentos infantiles
por Jo Ann Farb
del The Vegetarian Resource Group

No incluyo demasiados alimentos procesados en mi propia dieta, y por eso ciertamente no quería tampoco dárselos a mi hija.

Con nuestras vidas moviéndose a un ritmo veloz, sabía que necesitaba encontrar alimentos sencillos, sanos y tentadores si deseaba seguir criando a nuestra hija Sarina con una dieta vegana y todavía disponer de tiempo para el resto de actividades que son importantes para mí. Por supuesto, ahora que ella tiene casi dos años y medio, come casi todo lo que haya preparado para la familia, pero a menudo ella tiene hambre en otros momentos, o necesito algo rápido y fácil para que se lo lleve durante una visita a los abuelos. Es gracioso pensar en esto ahora que nuestros hábitos alimenticios están tan afirmados, pero yo jamás consideré comprar un potito de papillas, aunque sabía que tenía a mi disposición algunas opciones puramente vegetarianas. Realmente comprar un potito y servírselo a mi bebé hubiera sido casi tan improbable como servirle Spam (carne de cerdo en conserva).

Antes de compartir con vosotros cómo alimentamos a nuestra hija, permitidme decir que hay una cosa que ha hecho infinitamente más facil el proceso de alimentarla. Tras introducir los alimentos sólidos, continué (y todavía sigo) dándole el pecho. La leche materna es el "plato preparado" más esencial. Me ha dado tranquilidad mental el hecho de que a pesar de lo delicada que esté en un día concreto, o de la poca cantidad que realmente se trague, la leche materna está rellenando los huecos. Y mientras que muchos alimentos veganos son ricos en fibra y bajos en grasa y pueden llenar su estómago antes de haber consumido suficientes calorías para cubrir sus necesidades, la leche materna es rica en calorías y contiene los ácidos grasos cruciales para el desarrollo cerebral. Además, puesto que me aseguro de que mi dieta incluye fuentes fiables de vitamina B-12, como levadura nutricional y alimentos enriquecidos, estoy segura de que Sarina obtiene B-12 mamando.

Al introducir nuevos alimentos a Sarina, que está esforzándose para ser más independiente, obtengo mejores resultados si no se los ofrezco directamente a ella. Simplemente preparo la comida para mí misma, y actúo totalmente absorta en comérmela - ignorando a la niña. Ella casi siempre se acerca pidiendo. De hecho, en una ocasión se comió unos 15 bocados de acelgas de tallo rojo al vapor de mi plato, aunque era evidente que no le gustaban (deberías haber visto su cara). Sin embargo seguía birlándome por verme tan absorta comiendo.

Para facilitar la preparación de la comida, siempre tengo los siguientes ingredientes a mano:

Despensa

  • Edensoy Extra (leche de soja, contiene B-12)
  • Garbanzos en conserva
  • Cereales Barbara's O's
  • Copos de patata Barbara's
  • Tofu Mori-Nu
  • Aceitunas negras en conserva
  • Copos de levadura nutricional
  • Salsa de soja
  • Biscotes de amaranto
  • Arroz integral
  • Aceite de oliva
  • Chips de maíz
  • Vinagre balsámico
  • Mostaza de Dijon

Congelador o Frigorífico

  • Arándanos congelados
  • Chapatis congelados
  • Pan integral
  • Panecillos o bollos integrales
  • Aguacate
  • Arroz integral cocido
  • Brécol
  • Col rizada
  • Sirope de arce
  • Tofu fresco
  • Guisantes en vaina
  • Plátanos
  • Manzanas
  • Peras
  • Zanahorias
  • Tahín o mantequilla de almendra

Para algunas personas, las hamburguesas y salchichas vegetales y otros sucedáneos de carne son opciones aceptables para dar a sus hijos. Yo prefiero esperar a ofrecerle estos alimentos, hasta que nos veamos ante la necesidad de hacer frente a las presiones externas, o su deseo de ser igual que los otros chicos. A esta temprana edad, los sucedáneos de carne podrían confundirla entre lo que es vegano y lo que no lo es. Para una niña de dos años, es mucho más facil comprender que los cereales, las legumbres, el tofu, las frutas y las verduras, todos ellos proceden de plantas. No es tan fácil para ellos ver que una salchicha de tofu es vegana, mientras que un perrito caliente no lo es.

Ahora que tienes los ingredientes a mano, ¿qué puedes servir que sea rápido, fácil y sano? Prueba alguno de los siguientes:


  • Bocados instantáneos:
    • Fruta fresca: manzana, pera, plátano, aguacate
    • Arándanos congelados
    • Arroz integral frío (precocido y guardado en el frigorífico)
    • Cereales Barbara's O's (secos o con leche de soja)
    • Aceitunas negras en conserva
    • Biscotes de amaranto (fabricados por Health Valley; no compres la versión sin grasas, pues contiene productos lácteos)
    • Guisantes frescos en vaina
    • Aguacate extendido sobre pan
    • Trozos de tofu fresco al natural
    • Chips de maíz con puré de aguacate para mojar

  • De 5 minutos o menos de preparación:
    • Patatas verdes
    • Chapatis enrollados
    • Tofu bronceado rápido
    • Brécol al vapor sobre arroz
    • Panecillos con crema de tofu
    • Batidos de frutas
    • Mantequilla de frutos secos sobre tortas de arroz hinchado o galletas


    Patatas Verdes

    (2 raciones)

    Buscaba una forma de hacer la col rizada apetitosa para mi hija, que adora las patatas, cuando me topé con esto.

    1/2 taza de col rizada o brécol
    1/2 taza de agua
    una pizca de sal
    1 cucharadita de aceite de oliva
    1/2 taza de Edensoy Extra (leche de soja)
    Copos de puré de patata Barbara's

    En una cacerola pequeña combinar la col rizada, el agua y la sal y hervir brevemente hasta que la col se vuelva verde brillante. Verter el contenido de la cacerola en la batidora, cerrar y batir hasta obtener un líquido verde sin trozos grandes de col.
    Devolver el contenido de la batidora a la cacerola, añadir la leche de soja, el aceite y los copos de patata y remover hasta obtener la consistencia del puré de patatas.

    Calorías totales por ración: 68
    Grasa: 3 gramos


    Tofu bronceado rápido

    (2 raciones)

    Una forma rápida de hacer tofu versátil y delicioso para tu niño.

    4 lonchas de tofu firme (2"x 4"x 1/2")
    1 cucharadita de aceite de oliva
    2 cucharadas de agua
    1 cucharada de salsa de soja

    Calentar el aceite en una sartén anti-adherente a fuego medio-fuerte. Rápidamente añadir y girar cada pieza de tofu para cubrir ambas caras con aceite. Cocinar el tofu, girándolo frecuentemente, hasta que esté algo bronceado por ambos lados.
    Mezclar la salsa de soja y el agua en una taza y añadir todo de una vez en la sartén. Seguir girando el tofu hasta que todo el líquido se haya absorbido. Retirar del fuego. Dejar enfriar.
    Cortar el tofu en pequeños dados y servir como aperitivo, o servir en bocadillos con mostaza y lechuga.

    Calorías totales por ración: 68
    Grasa: 5 gramos



    Chapatis Enrollados

    (6 raciones de aperitivo)

    Una gran idea para aperitivo.

    1 paquete de chapatis (pan hindú plano)
    1 cucharada de levadura nutricional
    1 cucharada de vinagre balsámico
    Un paquete de 101/4-onzas de tofu firme Mori-Nu
    Un bote de 15-onzas de garbanzos, escurridos
    1 cucharada de mostaza de Dijon
    6 zanahorias medianas, ralladas
    Cebollas tiernas picadas (opcional)

    Poner en la batidora todos los ingredientes excepto las zanahorias, las cebollas y los chapatis y batir hasta que esté cremoso. Extender un chapati, y cubrir con una fina capa de la mezcla de tofu obtenida (como extender mermelada).
    Esparcir unas 2 cucharadas de zanahoria sobre la parte izquierda y unas 2 cucharaditas de la cebolla (si se desea) sobre la zanahoria. Enrrollar desde la izquierda hacia la derecha para formar un cilindro largo y cortarlo en unos 8 trozos. Repetir lo mismo con el resto de los chapatis.

    Calorías totales por ración: 240
    Grasa: 5 gramos



    Crema de tofu para panecillos

    (4 raciones)

    Crema suave levemente dulce agradable para los niños.

    1/4 de taza de tofu firme que habrás presionado con un paño durante un momento, y después aplastado en 1/4 de taza
    1/2 cucharadita de sirope de arce
    1/4 cucharadita de salsa de soja
    1/4 cucharadita de aceite de oliva

    Aplastar todos los ingredientes con un tenedor hasta que esté cremoso; untar sobre el panecillo.

    Carlorías totales por ración: 14
    Grasa: 1 gramo



    Alimentar a un niño con una dieta vegana mínimamente procesada es fácil una vez que aprendes algunas recetas rápidas y fáciles de preparar. El truco para que adoren esta comida consiste en dar ejemplo tú mismo, y asímismo es importante no tener otras opciones de alimentos a su alcance. Limita las opciones que ofreces en cada comida o aperitivo (demasiadas opciones pueden abrumarles, y realmente pueden hacerse más melindrosos), pero a lo largo del día ofréceles una buena variedad. Haz de las comidas algo divertido, y llenas de amor, y le estarás dando a tu niño un fantástico comienzo en la vida.


    Este artículo apareció originalmente en la edición de mayo/junio de 1997 de The Vegetarian Journal, publicado por:

    The Vegetarian Resource Group
    P.O. Box 1463
    Baltimore, MD 21203
    (410) 366-8343
    E-mail: vrg@vrg.org