Unión Vegetariana Internacional (IVU)
IVU logo
La Importancia de una Cultura Vegetariana
por Reneé Wheeler
del The Vegetarian Resource Group

Mi esposo y yo tenemos tres niños veganos que han tenido el beneficio de ser veganos desde el comienzo de su vida. Sheehan empezó a hablar al año, y a los 18 meses ya escogía lo que quería de snack en nuestros viajes semanales a la tienda naturista. No recuerdo exactamente cuando fue la primera vez que hablamos sobre el tema de ser veganos, pero cuando él escogía algún alimento que no era vegano yo le decía, "Eso contiene animales y nosotros no comemos animales, escoge otra cosa". Nunca hizo ningún berrinche o se enojó; simplemente escogía otra cosa.

Decidí que era mejor decirle que ciertos alimentos contienen animales y no dar detalles al menos que él preguntara más al respecto. Mi esposo y yo también pensamos que era mejor hacer amistad con otras familias vegetarianas para que Sheehan tuviera amigos vegetarianos como base. El conocer niños en su mayoría vegetarianos le ayudará en su autoestima conforme vaya creciendo. Es muy importante para los niños conocer otros niños que comparten sus valores. Cuando era pequeño, mi esposo y yo vendíamos comida vegetariana por lo que estaba expuesto a muchos otros adultos vegetarianos. Hasta este día, él recuerda a muchos de ellos y los busca cuando vamos a ciertos eventos. Nuestros hijos son grandes comedores. Mi consejo para hacerlos que coman vegetales es que ustedes mismos los coman frecuentemente. También, es mejor cocinarlos hasta que estén un poco suaves para que no tengan un sabor muy fuerte.

Para mejorar nuestra identidad y para ayudar a nuestros hijos a evitar los alimentos basados en animales cuando sean un poco mayores, les damos alimentos que tienen una contraparte no vegetariana y le damos un nombre vegetariano distinto. La leche de soja siempre ha sido la "leche de soja" y la margarina siempre ha sido "margarina", estos son ejemplos fáciles. Yo quería evitar los alimentos con nombres animales; por lo que el queso vegano es "rebanada", las rebanadas de sustiuto de carne son "rebanadas deli", el helado de soja se llama "Rice Dream o "Tofutti" (la marca comercial del helado), las salchichas son "salchichas tofu", y las hamburguesas de soja, "hamburguesas veggie". Cuando mis hijos sean mayores y vayan a casas o lugares no vegetarianos sin mí, no quiero que crean que nuestra leche (leche de soja) es la misma que la leche de vaca. Un vocabulario aparte le da al niño un sentido de identidad propia e importancia sobre sus decisiones. También legitimiza nuestras opciones con el resto del mundo. Cada vez que se utilizan esas palabras, los demás tienen que parar y pensar sobre su comportamiento.

Desde que Sheehan era un bebé, hemos visitado a amigos veganos que tienen como mascotas animales que han rescatado de las "granjas modernas". Sheehan y Caislin han conocido los animales de granja y hablamos sobre ellos y sus familias y de lo que pueden sentir. También tenemos gatos y perros veganos en la casa, por lo que tienen relación íntima con sus animales de compañía. Conforme han ido creciendo mis hijos han querido saber de dónde vienen los alimentos derivados de animales. Mi hijo primero pensó que el pollo era tofu, un pensamiento agradable. Le dije que era un pollo muerto, y seguimos hablando acerca de lo que sentía el pollo y el hecho de que él no daba su vida, sino que se la quitaban. El jamón, la carne, las hamburguesas, y otros alimentos de animal muerto son descritos como puerco muerto o vaca muerta. Yo siento que debo decirle a mis hijos la verdad con tanto detalle como sea apropiado para su edad o según lo que ellos quieran saber. Pero es muy importante hacerles saber que estos animales tenían una vida, sentían, y eran niños y en algunos casos, padres.

El darles a los niños la habilidad de hablar libremente sobre el vegetarianismo es también muy importante, los ayuda a crecer pensando que su estilo de vida es una decision válida. Muchas veces me he sentido incómoda cuando mi hijo indaga a la gente sobre sus hábitos alimenticios. Como adultos, no nos acercamos a extraños cuestionando sus decisiones personales, pero si olvidamos nuestra incomodidad, nuestros niños pueden ayudar a otros a llegar a una nueva conciencia.

Mi hijo una vez cuestionó a una cajera de por qué la tienda vendía animales muertos. Después de su respuesta, él dijo que le encantaría que la próxima vez que fuera a la tienda no tuvieran ningún animal muerto. Yo pienso que no debemos callar a nuestros hijos cuando hablan con otros sobre el vegetariansimo siempre y cuando no sean abusivos. Incluso nuestros parientes son víctimas de las preguntas de mis hijos. Yo les inculco a mis hijos el amor por sus parientes y otros que no son vegetarianos, pero al mismo tiempo les dejo muy claro que no estamos de acuerdo con su decisión de comer animales. No ganamos nada etiquetando a otros como "malos" pero debemos hacerles saber que no condonamos ni aceptamos el lastimar a los animales por el fin de usarlos como alimento cuando el mundo está lleno de opciones que no implican crueldad. Las personas no vegetarianas frecuentemente dicen que es natural para los animales comer otros animales. Mis hijos lo saben, pero les indico que los animales no humanos no tienen opción.

Encontrar libros con temas vegetarianos es también vital para ayudar a los niños a sentirse legítimos por ser vegetarianos. Los niños se identifican con los personajes del libro, y los que son vegetarianos ayudan a reforzar el vegetarianismo en el mundo real. Yo pienso que es igualmente importante revisar los libros antes de leerselos a mis hijos para no leer historias donde los animales son usados como comida. Es importante para nuestros hijos saber que los animales son matados para ser comidos, pero el momento de lectura de cuentos debe ser positivo. En las ocasiones que no he revisado un libro lo suficiente, sólo cambio las palabras de la historia que leo.

Al ayudar a nuestros hijos a entender que vegetarianismo significa no comer animales y al discutir con ellos sobre la vida de los animales y sobre lo que sienten, hacemos del vegetarianismo una opción basada en la reverencia de toda vida y no sólo como otra regla a seguir. Yo sé que mis hijos probablemente querrán experimentar el comer animales cuando sean grandes, pero la base de cuidar de ellos siempre estará ahí. Estarán tomando una decisión informada, ya sea hacer daño o no a otros mientras que la mayoría de los niños no vegetarianos no se darán cuenta que un ser con capacidad de sentir es su cena. Nuestros patrones de comida son más sociales que cualquier otra cosa, y el darles a nuestros niños un comienzo saludable y libre de crueldad es lo más importante que podemos ofrecerles como padres. Se puede hacer poco a poco sin coerción si el niño entiende que los animales tienen el deseo de vivir sus vidas sin ser víctimas de las papilas gustativas de los humanos. Cuando mi hija de dos años me dice, "Mami, esto es begetariano?", siento que una de mis responsabilidades como madre ha sido un éxito.


Este artículo apareció originalmente en la edición de septiembre/octubre de 1997 de The Vegetarian Journal, publicado por:

The Vegetarian Resource Group
P.O. Box 1463
Baltimore, MD 21203
(410) 366-8343
E-mail: vrg@vrg.org