Unión Vegetariana Internacional (IVU)
IVU logo
Los vegetarianos y la salud
de la Sociedad Vegetariana Británica (Vegetarian Society UK)
  • 1 Parte - Introducción - Una dieta vegetariana sana
  • 2 Parte - Enfermedades cardiacas - Hipertensión - Obesidad - Diabetes
  • 3 Parte - Cáncer - Cáncer de colon - Cáncer de mama - Otros cánceres
  • 4 Parte (esta página) - Diverticulitis - Cálculos biliares - Cálculos renales -- Osteoporosis -- Otras enfermedades -- Las intoxicaciones alimentarias y los residuos de pesticidas -- Artritis reumatoide -- Síndrome nefrótico -- El Proyecto China de Salud
  • 5 Parte - Bibliografía/Referencias

Diverticulitis

La diverticulitis es una enfermedad que afecta al colon y entre sus síntomas se incluyen dolor en el bajo vientre y molestias intestinales. Es una enfermedad corriente en los países occidentales donde la ingestión de fibra es reducida. Gear (1979) encontró que la diverticulitis era menos frecuente entre los vegetarianos, un 12% de los estudiados en comparación con el 33% de los no-vegetarianos. Se piensa que esto es debido al alto contenido en fibra de las dietas vegetarianas.

Cálculos biliares

Los cálculos biliares están compuestos de colesterol, pigmentos biliares y sales de calcio. Se forman en la vesícula biliar y pueden causar graves molestias. Un estudio sobre más de 750 mujeres demostró que la incidencia de cálculos en la vesícula era menos frecuente en las vegetarianas. El 25% de las no-vegetarianas tenían cálculos en la vesícula en comparación al 12% de las vegetarianas. Tras un control por edad y peso corporal, se encontró que las no-vegetarianas tenían el doble de riesgo de desarrollar cálculos biliares (Pixley, 1985).

Los vegetarianos son más delgados, y consumen más fibra y menos colesterol, todo lo cual se cree protege contra la formación de cálculos en la vesícula.

Cálculos renales

Se forman en los riñones y pueden causar un dolor considerable cuando atraviesan el tracto urinario. El predominio de cálculos en los riñones es menor en los vegetarianos (Peacock, 1969).

Un alto consumo de proteínas animales aumenta la pérdida de calcio y oxalato a través de la orina, factores conocidos de riesgo en la formación de cálculos en el riñón. La carne es también rica en purinas, que favorecen el aumento de ácido úrico en la orina. El ácido úrico es también un factor de riesgo.

Osteoporosis

La osteoporosis es la pérdida de calcio en los tejidos óseos, lo que repercute en unos huesos quebradizos y expuestos a fracturas. Es más común en mujeres postmenopáusicas.

Algunos estudios sugieren que los vegetarianos pueden estar bajo un riesgo menor de sufrir osteoporosis. Marsh (1988) encontró que la pérdida ósea era considerablemente menor en mujeres postmenopáusicas vegetarianas que en las que no lo eran. La dieta no-vegetariana contenía altos niveles de azufre, derivado de las proteínas animales. El azufre en la dieta aumenta la acidez de la orina lo cual resulta en una elevada pérdida de calcio. Una elevada pérdida de calcio por la orina está relacionada con una elevada pérdida de calcio en los tejidos óseos.

Se ha demostrado que las fracturas de cadera asociadas a la osteoporosis son más frecuentes en países que consumen dietas de alto contenido en proteínas animales (Abelow, 1992).

Apendicitis

El Estudio Vegetariano de Oxford encontró que las personas que no comen carne tienen un 50% menos de riesgo de requerir una intervención de emergencia por apendicitis que aquellos que sí comen carne.

Otras enfermedades

Se ha alegado que una dieta vegetariana reduce el riesgo de gota, hernia de hiato, estreñimiento, hemorroides y varices. Estas enfermedades se relacionan con dietas pobres en fibra y ricas en grasas saturadas.

Las intoxicaciones alimentarias y los residuos de pesticidas

En 1990 se registraron más de 58.000 casos de intoxicaciones alimentarias, y se estima que la incidencia actual es diez veces mayor. Carne, huevos y productos lácteos son las fuentes principales de estas intoxicaciones. El profesor Richard Lacey de la Universidad de Leeds, ha declarado que "más del 95% de las intoxicaciones alimentarias se derivan de productos cárnicos y avícolas."

Los residuos de pesticidas en los alimentos incluyen los PCB y las dioxinas. Se encuentran en altísimas concentraciones en la carne, pescado y productos lácteos. Varios estudios han mostrado que las mujeres embarazadas pueden transferir estas substancias químicas tóxicas a sus hijos tanto durante el embarazo como durante la lactancia y que pueden dañar el sistema nervioso en desarrollo. Hall (1992) ha declarado que una dieta vegetariana reduce el riesgo de contaminación.

Artritis reumatoide

Diversos estudios han demostrado que las dietas vegetarianas pueden ser utilizadas con éxito en el tratamiento de los síntomas originados por la artritis reumatoide y otras enfermedades reumáticas. Kjeldsen-Kragh (1991) comprobó que los pacientes con artritis reumatoide que seguían una dieta vegetariana sufrían en menor medida de articulaciones hinchadas y débiles y menor rigidez o dolor.

Síndrome nefrótico

El síndrome nefrótico es una situación renal con altos niveles de proteínas en la orina, lo que puede resultar en un progresivo deterioro de los riñones así como favorecer la ateroesclerosis y las enfermedades cardíacas. Varios estudios han mostrado que una dieta vegana baja en proteínas puede ser aplicada para reducir los síntomas del síndrome nefrótico (D'Amico, 1992).

El Proyecto China de Salud

El Proyecto China sobre Nutrición, Salud y Medio Ambiente es un estudio masivo en el que están comprometidos investigadores de China, de la Universidad Cornell en ítaca, Nueva York, y de la Universidad de Oxford, respecto a las relaciones entre la dieta, estilos de vida y enfermedades mortales en 6.500 chinos de 65 distritos, principalmente rurales o semi rurales.

La dieta rural china es mayormente vegetariana o vegana, e incluye una menor cantidad total de proteínas, menos proteínas animales, menor cantidad total de grasas y de grasa animal, y más hidratos de carbono y fibra que la dieta occidental media. Los niveles de colesterol en sangre son significativamente bajos. Las enfermedades cardíacas, el cáncer, la obesidad, la diabetes y la osteoporosis son del todo infrecuentes. Las zonas donde se están haciendo más frecuentes son zonas en las que la población se ha inclinado hacia una dieta occidentalizada con elevado consumo de productos de origen animal.

El Proyecto China de Salud ha demostrado claramente los saludables beneficios de una dieta basada en alimentos vegetales. Uno de los responsables del proyecto, el Dr. Colin Campbell de la Universidad de Cornell, ha declarado que "somos básicamente una especie vegetariana y deberíamos comer una amplia variedad de alimentos vegetales y reducir nuestro consumo de alimentos animales."